¿Si San Pablo nos hablara de Sexualidad que diría?


novios-abrazadosSabemos que la Iglesia no acepta relaciones fuera del matrimonio o la prostitución. Vamos a conocer desde que época se a estado dando esto y la conversión que hace San Pablo en nombre de Dios para la gente que se encontraba sumisa en ese pecado. “Yo los he comprometido en casamiento con un solo esposo, Cristo, y quiero presentarlos ante El puros como una virgen”…

Dios los guie

Pablo habló de la sexualidad a los que vivían en Corintio, dando consejos sobre como llevar de manera sana una relación con Dios y consigo mismos. Para ello vamos a analizar la época en que sucedió esto y buscaremos compararla con lo que vivimos actualmente.

Corintio, situada al sur de Grecia, era una de las ciudades portuarias mas importantes de la antigüedad. Era una ciudad cosmopolita en la que se hablaba latin y el griego. En tiempos de Pablo tendria unos cien mil habitantes, muchos de los cuales eran esclavos. En contraste, habia enorme miseria social y degradacion moral de grandes sectores de la poblacion.

Capital de Acaya, Corinto era la ciudad de Afrodita. Amadeo Brunot señaala que, sobre la alta colina del Acrocorinto, inclinado hacia el mar, estaba el templo de esta diosa, donde cerca de mil prostitutas mantenían un libertinaje supustamente sagrado.

Se puede decir que en Corinto la sexualidad desbordada había conducido al menosprecio del matrimonio. Era frecuente la prostitución entre las clases inferiores, y la promiscuidad y la unión libre entre las ricas e instruidas.

Fue en esa ciudad del lucro y de la carne, en pleno ambiente pagano, donde Pablo tuvo el atrevimiento y el valor de fundar una comunidad cristiana. A esos individuos frívolos y desorientados, Pablo, con gran optimismo, los hizo puros y responsables. los unió a la pureza de Cristo y los hizo un solo espíritu con El. Con caridad, pero tambien con claridad, en una de sus cartas les dijo: “Yo los he comprometido en casamiento con un solo esposo, Cristo, y quiero presentarlos ante El puros como una virgen”. Se esta manera, Pablo, con la gracia del Senor, logro el prodigio de hacer florecer alli la pureza.

La primera comunidad cristiana de Corinto se formo entre los anos 51 y 52, y estaba integrada, en su mayoría, por cargadores del puerto y esclavos, aunque también había en ella gente acomodada e intelectuales atraídos por los conceptos elevados del cristianismo.

San Pablo establece asi los fundamentos cristianos de la moral sexual y matrimonial. Senala que la impureza es una injusticia contra el Senor, a quien pertenecen nuestros cuerpos. La impureza es también una profanación, pues nuestro cuerpo, que esta llamado a la gloria de la resurrección, es, desde ahora un templo del Espíritu Santo. Es finalmente un desprecio a la sangre de Cristo, pues al precio de la sangre de Cristo, el cristiano ha sido salvado de la muerte. Dice san Pablo: “No saben ustedes que su cuerpo es templo del Espíritu Santo que Dios les ha dado, y que el Espíritu Santo vive en ustedes?”.

Ante estas exigencias, algunos corintios preguntaron: Será preferible no casarse? San Pablo contesta que el matrimonio y el celibato no se oponen en modo alguno. Son dos estados diferentes de la vida cristiana.

El matrimonio es legitimo: “Por el peligro de la prostitución, cada uno debe tener su propia esposa y cada mujer su propio esposo”. El matrimonio es bueno. Bueno también es su uso: “No se nieguen el uno al otro”. San Pablo reconoce que para muchos, el matrimonio es una alegría ininterrumpida. Anade el apostol: “A los que ya estan casados, les doy este mandato, que no es mio, sino del Senor: que la esposa no se separe de su esposo… el esposo no debe divorciarse de su esposa”. La separación de los esposos, sea cual fuere la causa, deja intacto el lazo conyugal.

Respecto al celibato, Pablo señala que esta condición es en si mejor y preferible, pero en cada caso concreto, la persona debe elegir entre celibato o matrimonio después de la llamada que ha recibido de Dios. “Dios ha dado a cada uno diferentes dondes, a unos de una clase y a otros de otra”.

Para Pablo, el celibato es un medio privilegiado para servir a Dios y al projimo. El celibato que se hace a imitación de Cristo libera de las dependencias familiares y orienta a la persona totalmente al apostolado.

El gran acierto de San Pablo es haberlo visto y referido todo a un solo centro: Cristo Resucitado.

LA VERDAD LOS HARA LIBRES

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s