San Pío de Pietrelcina (oración)


Francesco Forgione nace en Pietrelcina en el año de 1887, sus padres fueron Grazio María Forgione y María Giussepa di Nunzio. Fue el cuarto hijo de ocho que nacieron, de los cuales 3 murieron a temprana edad. Su madre le puso el nombre Francesco porque era devota de San Francisco de Asís. Su infancia se caracterizó por una salud frágil y enfermiza. Es desde esta edad donde manifestó un gran deseo por el sacerdocio, nacido por el encuentro que tiene con un monje capuchino del convento de Morcone llamado Fray Camillo quien pasaba por su casa pidiendo limosna.

El Padre Pío de Pietrelcina fue un hombre elegido por Cristo para llevar los padecimientos de la crucifixión en su cuerpo, durante 50 años de su vida. Las llagas en sus manos, en sus pies, y en el costado de su pecho eran permanentes, sangraban y no cicatrizaban, no supuraban, ni coagulaban. Durante su vida recibió el don de la bilocación, que es la posibilidad milagrosa de estar en dos sitios a la vez; el don de lenguas, por el cual podía darse a entender en diferentes idiomas, aunque nunca los hubiera aprendido; podía ver el corazón de los fieles, sus pecados y su arrepentimientos; curar enfermos. Amó incansablemente hasta las últimas consecuencias a Cristo y a sus “hijos espirituales”.

Enardecido por el amor a Dios y al prójimo, Padre Pío vivió en plenitud la vocación de colaborar en la redención del hombre mediante la dirección espiritual de los fieles, la confesión y la celebración de la Eucaristía. El momento cumbre de su actividad apostólica era aquél en el que celebraba la Santa Misa. Los fieles que participaban en la misma percibían la altura y profundidad de su espiritualidad.

En el orden de la caridad social se comprometió en aliviar los dolores y las miserias de tantas familias, especialmente con la fundación de la «Casa del Alivio del Sufrimiento», inaugurada el 5 de mayo de 1956. Estuvo dedicado asiduamente a la oración. Pasaba el día y gran parte de la noche en coloquio con Dios. Decía: «En los libros buscamos a Dios, en la oración lo encontramos. La oración es la llave que abre el corazón de Dios». La fe lo llevó siempre a la aceptación de la voluntad misteriosa de Dios.

Estuvo siempre inmerso en las realidades sobrenaturales. No era solamente el hombre de la esperanza y de la confianza total en Dios, sino que infundía, con las palabras y el ejemplo, estas virtudes en todos aquellos que se le acercaban.

El amor de Dios le llenaba totalmente, colmando todas sus esperanzas: amar a Dios y hacerlo amar. Su preocupación particular: crecer y hacer crecer en la caridad.

Expresó su caridad acogiendo, a muchísimas personas que acudían a su confesionario, recibiendo su consejo y su consuelo. Era como un asedio: lo buscaban en la iglesia, en la sacristía y en el convento. Y él se daba a todos, haciendo renacer la fe, distribuyendo la gracia y llevando luz. Pero especialmente en los pobres, en quienes sufrían y en los enfermos, él veía la imagen de Cristo y se entregaba especialmente a ellos. Su preocupación era la gloria de Dios y el bien de las almas.

Comprendió bien pronto que su camino era el de la Cruz y lo aceptó inmediatamente con valor y por amor. Durante años soportó los dolores de sus llagas con admirable serenidad. Aceptó en silencio las numerosas intervenciones de las Autoridades y calló siempre ante las calumnias. Recurrió habitualmente a la mortificación para conseguir la virtud de la templanza, de acuerdo con el estilo franciscano. Era templado en la mentalidad y en el modo de vivir.

Consciente de los compromisos adquiridos con la vida consagrada, observó con generosidad los votos profesados. Obedeció en todo las órdenes de sus superiores, incluso cuando eran difíciles. Vivió el espíritu de pobreza con total desprendimiento de sí mismo, de los bienes terrenos, de las comodidades y de los honores. Tuvo siempre una gran predilección por la virtud de la castidad. Su comportamiento fue modesto en todas partes y con todos.

Se consideraba sinceramente inútil, indigno de los dones de Dios, lleno de miserias y a la vez de favores divinos. En medio de tanta admiración del mundo, repetía: «Quiero ser sólo un pobre fraile que reza».

Su salud, desde la juventud, no fue muy robusta y, especialmente, en los últimos años de su vida, empeoró rápidamente.

La muerte lo sorprendió preparado y sereno el 23 de septiembre de 1968, a los 81 años de edad. La concurrencia a su funeral fue extraordinaria.

Oración

Bienaventurado P. Pio, testigo de fe y de amor. Admiramos tu vida como fraile Capuchino, como sacerdote y como testigo fiel de Cristo. El dolor marcó tu vida y te llamamos “Un crucificado sin Cruz”.

El amor te llevó a preocuparte por los enfermos, a atraer a los pecadores, a vivir profundamente el misterio de la Eucaristía y del perdón.

Fuiste un poderoso intercesor ante Dios en tu vida, y sigues ahora en el cielo haciendo bien e intercediendo por nosotros.

Queremos contar con tu ayuda. Ruega por nosotros.

Lo pedimos por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Cortesía de: http://www.wikipedia.org , http://www.misionerosdelapalabra.org , http://www.devocionario.com

About these ads

8 comentarios en “San Pío de Pietrelcina (oración)

  1. Hola buenas tardes:
    Qiusiera saber cuál es la oración del Padre Pío de Pietrelcina a Cristo.
    Hay una oración que repite ” En tí Confío Señor”
    Pensé que era esa oración.
    Ví la pelicula de él y está muy bonita…
    saludos.

    Te gusta esto

  2. Hola hermano Nicasio, un saludo en Cristo!
    Pues me puse a buscar oraciones del Padre Pío y nada más encontré esta:
    Quédate conmigo, Señor,
    porque necesito de Tu Presencia para no olvidarte.
    Sabes con qué facilidad puedo abandonarte.
    Quédate conmigo, Señor,
    porque soy débil y necesito de Tu Fuerza
    para no caer tantas veces.
    Quédate conmigo, Señor,
    porque eres mi vida, y sin Ti pierdo el fervor.
    Quédate conmigo, Señor,
    porque eres mi Luz, y sin Ti sólo veo la oscuridad.
    Quédate conmigo, Señor,
    para que me des a conocer Tu Voluntad.
    Quédate conmigo, Señor,
    para que oiga Tu Voz y te siga.
    Quédate conmigo, Señor,
    si quieres que tenga Fe en Ti.
    Quédate conmigo, Señor,
    porque aunque mi alma sea tan pobre,
    quiero que ella sea un nido de amor,
    un lugar en el que encuentres consuelo.
    Quédate conmigo, Señor,
    pues es sólo a Ti que te busco,
    Tu Amor, Tu Gracia, Tu voluntad, Tu Corazón, Tu Espíritu,
    porque Te amo, y mi única recompensa es
    amarte cada vez más.
    Con ese Amor tan fuerte, deseo amarte con
    todo mi cortazón mientras esté en la Tierra,
    y continuar amándote con más perfección
    durante toda la eternidad.

    Espero que te sirva, hermano, voy a seguir buscando más. Bendiciones en Jesús y María!

    Te gusta esto

  3. hola buenas noches quisiewra dar testimonio de los milagros que e pedido al padre Pio.
    una ocacion una vecina se perdio y pedi al padre pio que porfavor la encontraramos y al siguiente dia aparecio.
    tambien el hijo de una vecina se acidento en una motocicleta y se golpiomuy fuerte en la cabeza y la cara
    tenia el cerebro muy inflamado era muy peligroso . y nuevamenta le pedi al padre pio porfavor intersediera por el ante DIOS y el muchacho se salvo.
    y ultimamente mi sobrino fue baleado por un individuo loco el cual le dio dos tiros uno en el estomago y otro enla espalda el cual le lastimo la columna vertebral y nuevamente pedi por el al padre pio y salvo la vida nadamas que no puedse mover dela cintira para abajo

    porloque pido porfavor atoda la comunidad que cre endios y en el padre pio me ayuden a resarle al padre pio paraque haga interceda ante dios padre e hijo para que recupere la salud. y asus padres les de fuerzas para continuar adelante gracias.

    Te gusta esto

  4. Hola Alejandro, un saludo en Cristo!

    Nos unimos a tu alegria y nos da gusto que compartas tu testimonio con nosotros. Pero nos da mas gusto que reconozcas que Dios es el verdadero autor de las maravillas, y que nuestros hermanos los santos son intercesores delante de Jesús.

    Dios te siga concediendo su favor, y la Madre Santísima te proteja siempre!

    Te gusta esto

  5. necesito trabajo para mi hijo,yo tengo un enfisema de pulmon y estoy muy triste les pido oracion y que me ayuden a seguir con el socorro del padre pio,confio en uds y gracia reces x mi y mi flia,kely

    Te gusta esto

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s