Consejería Gatoniana Cristiana… La Voluntad de Dios

“La voluntad de Dios es, por tanto, la santificación de las almas. No existe un solo segundo en que, en un punto cualquiera del universo, se le pueda sorprender ocupado en otra cosa. He aquí la razón de todos estos acontecimientos grandes y pequeños que agitan en diversos sentidos las naciones, las familias, la vida privada. He aquí por qué Dios me quiere hoy enfermo, contradicho, humillado, olvidado, por qué me proporciona este encuentro feliz, me ofrece esta dificultad, me hace chocar contra esta piedra y me entrega a esta tentación.” Dom Vital Lehodey

“La voluntad de Dios es, por tanto, la santificación de las almas. No existe un solo segundo en que, en un punto cualquiera del universo, se le pueda sorprender ocupado en otra cosa. He aquí la razón de todos estos acontecimientos grandes y pequeños que agitan en diversos sentidos las naciones, las familias, la vida privada. He aquí por qué Dios me quiere hoy enfermo, contradicho, humillado, olvidado, por qué me proporciona este encuentro feliz, me ofrece esta dificultad, me hace chocar contra esta piedra y me entrega a esta tentación.”
Dom Vital Lehodey

Cosas que debemos saber: Catequesis sobre la Misa Tridentina.

MISA TRIDENTINA. Todos, todos, todos los católicos debemos conocerla Sacralidad, historia, piedad, permanencia, belleza.

ES EL MOTOR DE LA IGLESIA, un obstáculo insalvable para los enemigos de Cristo. Conocerla es un deber.

El siguiente documental agradece a Su Santidad Benedicto XVI la promulgación del Motu Propio Summorum Pontificum.

“Cuando asistas a la Santa Misa, renueva tu fe y medita en la Víctima que se inmola por ti a la Divina Justicia, para aplacarla y hacerla propicia. No te alejes del altar sin derramar lágrimas de dolor y de amor a Jesús, crucificado por tu salvación. La Virgen Dolorosa te acompañará y será tu dulce inspiración.”

Padre San Pio de Pietrelcina

(Y recuerda este 28 de septiembre en la Catedral de Chihuahua a las cuatro de la tarde la proxima Misa en este venerable rito Romano extraordinario)

Alberto.OP

70 veces

DOMINGO XXIV ORDINARIO-A: RENCOR, PERDÓN Y SANACIÓN

jesus y pecadorEl Sirácide anticipa el Evangelio al decir que el rencor y la ira son abominables y que el que guarda rencor a su prójimo no puede pretender el perdón de Dios ni pedir “salud” al Señor. Es algo que incluso los psicólogos y profesionistas reconocen como algo necesario para la salud mental y física de las personas: perdonar las ofensas y no guardar rencor al prójimo porque esas cosas enferman el alma, el cuerpo y la mente. Dicen que el rencor es como un veneno que nos tragamos esperando que haga daño a los otros. Yo pienso que es como un tumor canceroso que carcome el alma de quien lo alberga.

Sigue leyendo

Consejería Gatoniana Cristiana…

Consejería Gatoniana Cristiana…  Que no se te olvide.  Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo soy yo el Señor Dios vuestro Dios Levíticos19:2 Por ello no hables como en mercado de legumbres y recuerda que tu deber es dar claridad, luz y testimonio con la verdad por encima de todo, pues te diriges a quienes DIOS aparto para SU propia Gloria y Majestad. Tu hermano en Cristo: Alberto. OP

Que no se te olvide. 

Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo soy yo el Señor Dios vuestro Dios

Levíticos19:2

Por ello no hables como en mercado de legumbres y recuerda que tu deber es dar claridad, luz y testimonio con la verdad por encima de todo, pues te diriges a quienes DIOS aparto para SU propia Gloria y Majestad.

Tu hermano en Cristo: Alberto. OP

Ver todo el Diario de un Dominico Seglar y la Consejería Gatoniana en: http://alberto-op.tumblr.com/

Experiencia de un sacerdote con un demonio mientras celebraba misa

 
Los demonios creen en la presencia real y tiemblan. Monseñor Charles Pope acaba de escribir sobre una experiencia inusual que tuvo en misa donde una persona que estaba problematizada por un demonio, los manifestó en la consagración, haciendo que la persona corriera fuera de la Iglesia.
 
Hace más de una década. Mons. Pope estaba celebrando en la Antigua Santa María en Washington, misa en latín (en la Forma Extraordinaria). Era una Misa Solemne. Quizás nada diferente a la mayoría de los domingos, pero algo bastante sorprendente estaba a punto de suceder.
 
La antigua misa en latín se celebra “ad orientem” (hacia el Este litúrgico). El sacerdote y personas todos con el rostro en una dirección. Lo que esto significa prácticamente para el celebrante que las personas están detrás de él.
 
Era el momento de la consagración. En este momento, el sacerdote se inclina con los antebrazos sobre la mesa del altar y la hostia entre sus dedos.
 
Como se indica, Pope dijo las venerables palabras de la Consagración, en voz baja pero clara, Hoc est enim Corpus meum (porque esto es mi Cuerpo). Las campanas sonaron cuando hizo la genuflexión.
 
Y hace el relato siguiente:
 
Pero detrás de mí había una alteración de algún tipo; un temblor o crujido que venía de los primeros bancos detrás de mí, a mi derecha. Y luego un gemido o gruñidos. “¿Qué fue eso?”, me pregunté. En realidad no suena humano, sino más como el gruñido de un animal grande como un jabalí o un oso, junto con un gemido lastimero que también no parecía humano. Yo elevé la hostia y otra vez me pregunté: “¿Qué fue eso?” Luego, silencio. Porque el celebrante en la antigua misa en latín no podía darse vuelta fácilmente para mirar. Aún así, yo pensé: “¿Qué fue eso?”
 
Era el momento de la consagración del cáliz . Una vez más se inclinó, pronunciando con claridad , pero en voz baja, Hic est enim calix sanguinis mei, novi et Æterni testamenti; mysterium fidei; qui pro vobis et pro multis effundetur en pecatorum remissionem. Haec quotiescumque feceritis en mei memoriam facietis (este es el cáliz de mi Sangre, de la nueva y eterna alianza, el misterio de la fe, que la voluntad de los muchos es derramada para remisión de los pecados. Cuando usted hace esto, lo hace en mi memoria.)
 
Entonces, escuchó otro sonido, esta vez un innegable gemido y luego un chillido como si alguien gritara: “¡Déjame en paz, Jesús! ¿Por qué me torturas?”
 
De repente hubo un ruido de forcejeo y alguien salió corriendo y gimiendo como si hubiera sido herido. Las puertas traseras se abrieron y luego se cerraron. Luego, el silencio.
 
Pope relata:
 
No podía darme vuelta porque yo estaba con el Cáliz en lo alto por encima de mi cabeza. Pero supe en un instante que algún pobre alma atormentada por demonios había encontrado a Cristo en la Eucaristía y no pudo soportar su presencia real desplegada para que todos la vean. Y se me ocurrieron las palabras de la Escritura: “…Incluso los demonios creen y tiemblan” (Santiago 2:19).
 
Y continuó,
 
Pero así como Santiago usó esas palabras para reprender la débil fe de su rebaño, yo también tenía que arrepentirme. ¿Por qué un hombre atormentado por un demonio fue más consciente de la verdadera presencia real y más asombrado que yo? Él fue conmovido en un sentido negativo y corrió. ¿Por qué no fui yo conmovido más de una manera positiva, pero comparable? ¿Y qué de los otros creyentes en los bancos?
 
La conclusión es que no hay duda de que todos los verdaderos católicos creen intelectualmente en la verdadera presencia. Pero hay algo muy diferente y mucho más maravilloso cuando es trasladado a la profundidad de su alma. Es muy fácil para nosotros estar con sueño en presencia de lo Divino, ser olvidadizos de la Presencia milagrosa e impresionante a nuestra disposición.
 
Finalmente Mons. Pope deja constancia de que en ese día, hace casi 15 años, quedó muy claro para él que tuvo en sus manos al Señor de la Gloria, al Rey del Cielo y de la Tierra, al Justo Juez y Soberano de los Reyes de la Tierra .
 
Será mejor que lo creas; incluso los demonios lo creen.
 
 
Fuentes: Arquidiócesis de Washington, Signos de estos Tiempos