marumesa

#IdeasCatólicas: Maru Meza, la escritora de sueños para niños

Ella es Maru Meza y  es escritora oriunda orgullosamente de Chihuahua. Gran mujer y ferviente Católica con un gran corazón.  Ella, como muchos Cristianos, vive preocupada por el desarrollo integral de los pequeños y grandes en esta sociedad tan secularizada y desorientada por el ruido en el que vivimos inmersos. A raíz de esto ha decidido poner sus dones en las manos de Dios y  del mundo para crear cuentos, con los cuales busca sembrar pequeñas semillas que con el tiempo y con la fe puesta en Dios espera que germinen en el futuro. Ella nos demuestra que el arte y la fe como desde antiguo son una dupla excepcional para llevar la misión de Dios.

Sin duda una labor que merece ser aplaudida y compartida.  Aquí te dejamos un cuento: Sigue leyendo

merciful-jesus

Es imposible conocerte y no amarte

Imagen

Desde el verte físicamente en cada imagen puedo ver lo grande que eres, porque sin ninguna duda soportar esos clavos, las heridas y la cruz es la mayor prueba de amor que pueda existir. Por darte de tal manera es que quiero corresponder a tu gran amor, y a la vez sacarte uno a uno esos clavos, cerrar tus heridas y quitarte el peso de la cruz.

Es sorprendente como a pesar del dolor de tus brazos al estar abiertos y sujetos por clavos me abrazas en mi oración o en un momento preciso, y después de cada confesión para reafirmar que me has perdonado.

Mi admiración por ti va más allá de lo que pueda ver porque está involucrado el sentir, ese sentirme especial que me transmite cada palabra tuya, el recibirte día a día en la comunión, el saber que me elegiste desde el vientre de mi madre… El sentir tu amor en cada momento.

Te dije SÍ también porque con todo y mis miles de defectos me amas y he ahí el verdadero amor, ese que solo proviene de tu corazón, ese amor que me fortalece e impulsa a ser mejor.

Sin ninguna duda mi lugar favorito está en ti y junto a ti…

Autor: Gabu

Saludos y Bendiciones!

Audiencia General: ¿Qué es ser católico?

03-Stemma disegno finaleCiudad del Vaticano, 9 octubre 2013 (VIS).- El Santo Padre ha dedicado la catequesis de la audiencia general de los miércoles a la catolicidad y al concepto de ser católico. Francisco ha hablado de tres significados fundamentales de ambas cosas basándose en el significado griego de totalidad “kath’olón” y de cómo se aplica a la Iglesia.

En primer lugar, “la Iglesia es católica -ha dicho- porque es el espacio, la casa en donde se anuncia toda la fe, en donde la salvación que nos ha traído Cristo se nos ofrece a todos. En la Iglesia, cada uno de nosotros encuentra todo lo necesario para creer, para vivir como cristiano, para llegar a ser santo, para caminar por cualquier parte y cualquier época”. Sigue leyendo

Ana era una adivina que usaba el tarot; cuando quiso dejarlo, una voz maligna le habló de noche…

Ana Márquez es una católica española, licenciada en filosofía, que quedó fascinada por el mundo del tarot y la advinación. Ella misma cuenta cómo le atraía, primero, conseguir “respuestas rápidas”; después, “meditar” y quizá acceder a unos “guías” con conocimiento oculto. Una vez adentrada en ese mundo, aunque veía sus daños, le costaba dejarlo. Y una fuerza oscura tiraba de ella. Lo cuenta con sus palabras en un testimonio que ha hecho llegar a ReL a través del sacerdote Enrique Cases.
gilded-tarot

La primera vez: una bruja asustada
»Recuerdo mi primer contacto con las cartas del Tarot. Era muy joven, casi una niña y me iba a casar. La “bruja” que me había “leído” la baraja española – una vecina -, se negó a “leerme” el Tarot.

»– El Tarot me da miedo – decía.
»Durante largos años olvidé que existía el Tarot, pero me quedó el recuerdo de que era un sistema de adivinación que pertenecía al “demonio”. Y por eso daba miedo. Sin embargo, creía en mi ignorancia, que la “baraja española” podía ser usada sin peligro.

El deseo de respuestas rápidas
»Todos queremos respuestas rápidas, aquí y ahora, una solución universal a todas y cada una de las dificultades que nos agobian. Así que, olvidada mi primera idea – que el Tarot era diabólico – acudí, “bien aconsejada”, a una “bruja” especialista en este lenguaje.

»La sesión fue curiosa, no me ayudó en lo más mínimo, salí con la cabeza llena de insensateces y el bolsillo vacío. Pero me había fijado en las láminas, había perdido el miedo y me atraían con una seducción que no era de este mundo.

»Miraba la carta de la muerte, del diablo, del amor…. Esas cartas…. ¡esas láminas eran Sigue leyendo

La tentación y el mal

Fuente: Francisco Fernández Carvajal
21 julio 2008
Sección: Textos para la oración

distinguir_lo_bueno_y_lo_malo

La tentación es todo aquello -bueno o malo en sí mismo- que en un momento dado tiende a separarnos del cumplimiento amoroso de la voluntad de Dios

I. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal, rogamos al Señor en la última petición del Padrenuestro.

Después de haber pedido a Dios que nos perdone los pecados, le suplicamos enseguida que nos dé las gracias necesarias para no volver a ofenderle y que no permita que seamos vencidos en las pruebas que vamos a padecer, pues «en el mundo la vida misma es una prueba ( … ). Pidamos, pues, que no nos abandone a nuestro arbitrio, sino que en todo momento nos guíe con piedad paterna y nos confirme en el sendero de la vida con moderación celestial. Y líbranos del mal. ¿De qué mal? Del diablo, de quien procede todo mal» (1).

El diablo, que existe, que no deja de rondar alrededor de cada criatura para sembrar la inquietud, la ineficacia, la separación de Dios. «Hay épocas -hacía notar el Papa Juan Pablo II- en las que la existencia del mal entre los hombres se hace singularmente evidente en el mundo. Aparece entonces con más claridad cómo los poderes de las tinieblas, que actúan en el hombre y a través de él, son mayores que el mismo hombre. Lo cercan, lo asaltan desde fuera.

»Se tiene la impresión de que el hombre actual no quiere ver ese problema. Hace todo lo posible por eliminar de la conciencia general la existencia de esos “dominadores de este mundo tenebroso”, esos “astutos ataques del diablo” de los que habla la Carta a los Efesios. Con todo, hay épocas históricas en las que esa verdad de la Revelación y de la fe cristiana, que tanto cuesta aceptar, se expresa con gran fuerza y se percibe de forma casi palpable» (2).

Jesús, nuestro Modelo, quiso ser tentado para enseñarnos a vencer y para que nos llenemos de ánimo y de confianza en todas las pruebas. No es nuestro Pontífice tal que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas; antes, fue tentado en todo a semejanza de nosotros, fuera del pecado (3). Seremos tentados de una forma u otra a lo largo de la vida. Quizá más cuanto mayor sea nuestro deseo de seguir a Cristo de cerca. La gracia que hemos recibido en el Bautismo y ha aumentado por nuestra correspondencia se verá amenazada hasta el último momento en que dejemos este mundo. Hemos de estar alerta, con la vigilia del soldado en el campamento. Y hemos de tener siempre presente que nunca seremos tentados más allá de nuestras fuerzas (4).

Podemos vencer en toda circunstancia si huimos de las ocasiones y pedimos los auxilios oportunos. Y «si alguno aduce la excusa de que la debilidad de la naturaleza le impide amar a Dios, se le debe enseñar que El, que requiere nuestro amor, ha derramado en nuestros corazones la virtud de la caridad por medio del Espíritu Santo (Rom 5, 5); y nuestro Padre celestial da este buen espíritu a Sigue leyendo

Soy católico “a mi manera”

Soy católico, pero no voy a misa. En realidad creo en Dios, pero no en la Iglesia. Las respuestas que seguramente recibirás, con algunas variantes, irán en esta dirección. ¿Que encierra este “soy católico”? Probablemente un sentimiento de pertenencia, que vendrá por el Bautismo o la primera Comunión, o por el vínculo con algún colegio católico, nunca falta tampoco, quien guarda un grato recuerdo de su paso en la niñez o juventud, por ser como  lo llama, un “ayudante en la misa”.

Soy católico a mi manera. Esta frase, no solo no tiene ningún fundamento, sino que en sí misma es contradictoria. Utilizarla es afirmar y negar una realidad al mismo tiempo, lo que resulta imposible. Quien hace esta afirmación, desconoce el carácter de revelación que tiene la religión cristiana. Las verdades reveladas no son realidades que se nos presentan “a la carta”, para que cada uno, como en un restaurante, vaya eligiendo, por un lado las que más le agradan y por el otro, rechazando las que le desagradan. La fe católica tiene su fundamento en la revelación de Dios.

Y aquí tenemos, unas características muy concretas:

Dios se manifiesta dándose a conocer. Esto supone un marco posible de comprensión por parte del hombre. El hombre puede entrar en esta relación con Dios por ser criatura suya, y haber sido dotado por Él, de la potencialidad necesaria para vivir esta comunicación. También esta afirmación supone una comprensión de Dios, muy concreta, que manifiesta su voluntad de darse a conocer. Por otra parte, se desprende que el hombre no puede alcanzar el conocimiento de lo que Dios es en sí, si éste no se lo revela. Podemos por la razón afirmar la existencia de Dios y sus atributos. Como dice san Pablo a los romanos: podemos elevarnos por medio de las criaturas al Creador. Ellas manifiestan al hombre una acción superior. Pero, quién es Él en sí, únicamente podemos alcanzarlo por la Revelación. Una acción que tiene su iniciativa en Dios.

Dios nos da a conocer quién es Él y cual es su plan de salvación. Esta acción de Dios, se realiza progresivamente y alcanza su “plenitud” en Jesucristo, verdadero Dios y verdadero hombre. Con Él,  Dios lleva a término su Revelación. Jesucristo es la Palabra definitiva de Dios a los hombres. Ya no es un mensaje que envía a través de un mensajero, sea ángel, profeta o un rey, ahora el mensaje y su emisario son uno y el mismo. Este es Evangelio, es decir, buena noticia de Jesucristo el Hijo de Dios. Toda su existencia es Palabra de Dios, que concreta en la “carne humana” el misterio más insondable que se denomina “Dios con nosotros”. A los pastores, se les anuncia un signo y se les comunica una “gran alegría”, ha nacido el salvador. Se concreta en la carne el anuncio esperado, y de modo inaudito la realidad  limitada ahora es habitada por Dios.

La vida de Jesús es la clave que abre las puertas de la existencia humana. Sus palabras y obras, son y siempre serán, sobre la existencia humana la Verdad ¿Quiénes conservaron el tesoro de sus enseñanzas y las verdades encerradas en los acontecimientos de su vida?¿Quiso Él guardar, de algún modo concreto, el tesoro de su paso en medio nuestro?

Sí, la Iglesia nace de este deseo de Jesús por comunicar esas verdades a todas las generaciones, y no solo intelectualmente, sino celebrándolas en la fe. Luego de la Pascua, el testimonio ocular de los testigos, es iluminado por la acción del Espíritu Santo que los conduce a la verdad plena. De allí, que el Espíritu Santo  y los obispos, como sucesores de los apóstoles, garantizan en una única acción, la proclamación de esta verdad plena a todos los hombres de todos los tiempos. Esta acción ininterrumpida, fruto de la fidelidad de Dios, es obra del Espíritu Santo en la Iglesia. Como dice san Pablo: Dios quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la Verdad.

Soy católico a mi manera. Una afirmación tan sencilla, encierra errores muy importantes que no debemos soslayar. No somos un grupo de amigos que con el transcurso del tiempo, interpretamos lo que Jesús nos enseñó, y le vamos dando un toque más liberal o pragmático. Tampoco nuestro credo debe ser considerado, como la “carta de un restaurante”, que nos permite seleccionar lo que más no apetece. No hay católicos a su manera. Hay católicos prácticos, y otros que no lo son. Han recibido el Bautismo, y esto tiene gran importancia, pero lamentablemente ha quedado en una foto o en alguna filmación…

AUTOR: Diác. Jorge Novoa

Fuente:http://www.feyrazon.org