Otra Vez En El Hospital

Este año ha estado lleno de sorpresas en la familia, y sorpresas  no tan agradables, pero algo bueno dentro de estas sorpresas fue la semana santa. Una semana santa diferente tan diferente como cada año donde cada día santo es un nuevo aprendizaje, una nueva reflexión un nuevo crecimiento, pero aquí el detalle está en voltear en la dirección correcta.

Las enfermedades llegan cuando uno menos se lo espera y es que uno no es que las esté esperando pero que sustos dan, y como dijo un tío “Uno vive como si viviera para siempre” y es verdad así vivimos,  sin pensar que no tenemos todo el tiempo para nosotros y que un día lo que hemos decidido vivir nos pasara la factura.

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”. Juan 16,33

Las facturas dadas por lo que hacemos en la vida a veces es muy cara y es que cuando estamos postrados en una cama de hospital nos damos cuenta de lo que hemos hecho o de lo que no hemos hecho  pero en otros casos ni así nos damos cuenta de las fallas y culpamos a los demás de lo que nos pasa.

“Por qué estrecha es la puerta, y angosto el camino que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan”  Mateo 7,14 Sigue leyendo

¿Por qué creemos en la resurrección de la “carne”? – Youcat

El término bíblico <carne> designa al hombre en su condición de debilidad y de mortalidad. Por eso Dios no contempla la carne humana  como algo de escaso valor. En Jesús él mismo tomó <carne> (->ENCARNACIÓN), para salvar al hombre. Dios no sólo salva el espíritu del hombre , salva al hombre todo entero, en cuerpo y alma. (988-991, 997-1001, 1015)

Dios nos ha creado con cuerpo (carne) y alma. Al final del mundo él no abandonará la <carne>, ni a su creación como si fuera un juguete viejo. En el <último día> nos resucitará en la carne. Esto quiere decir que seremos transformados, pero que nos encontraremos, no obstante, en nuestro elemento. Tampoco para Jesucristo fue un mero episodio al estar en la carne. Cuando el resucitado se apareció, los discípulos contemplaron sus heridas corporales.

Catoliscopio – Youcat

resurreccion

¿Por qué creemos en la resurrección de los muertos? – Youcat

Creemos en la resurrección de los muertos porque Cristo ha resucitado de entre los muertos, vive para siempre y nos hace partícipes en esta vida eterna. [988-991]

Cuando un hombre muere su cuerpo es enterrado o incinerado. A pesar de ello creemos que hay una vida después de la muerte para esa persona. Jesús se ha mostrado en su Resurrección como Señor de la muerte; su palabra es digna de fe: <Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá> (Jn 1125b). 103-108

Catoliscopio – Youcat

familia-y-negocios_500

¿Qué ha cambiado en el mundo por la Resurrección? – Youcat

Puesto que ya no todo termina con la muerte, la alegría y la esperanza han entrado en el mundo. Después de que la muerte <ya no tiene dominio> (Rom 6,9) sobre Jesús, no tiene ya tampoco poder sobre nosotros, que pertenecemos a Jesús.

Catoliscopio – Youcat

af459bc53cbd35d7c02b732f0c3e2a2c_0_576x576_jesus-y-angeles

¿Volvió Jesús por la Resurrección al estado corporal que tenía durante su vida terrena? – Youcat

El Señor Jesús se dejó tocar por sus discípulos, comió con ellos y les enseñó las heridas de la Pasíon. Sin embargo, su cuerpo ya no pertenece únicamente a la tierra, sino al ámbito divino del Padre.

Cristo resucitado, que lleva las heridas del Crucificado, ya no está ligado al tiempo y al espacio. Podía pasar a través de puertas cerradas y aparecerse en lugares diferentes y bajo una forma en la que no le reconocían inmediatamente. La Resurrección de Cristo no fue por tanto un retorno a la vida terrena normal, sino la entrada en un nuevo modo de ser: <Pues sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más; la muerte ya no tiene dominio sobre él> (Rom 6,9).

Catoliscopio – Youcat

resurreccion-de-jesus-en-jerusalen-610x430

¿Hay pruebas de la Resurrección de Jesús? – Youcat

No hay pruebas de su Resurrección en el sentido de las ciencias positivas. Pero, como hecho histórico y trascendente a la vez, dio lugar a testimonio individuales y colectivos muy poderosos, por parte de un gran número de testigos de los acontecimientos de Jerusalén.

El testimonio escrito más antiguo de la Resurrección es una carta que escribió san Pablo a los Corintios aproximadamente ceinte años después de Cristo: < Porque yo os transmití en primer lugar, lo que también yo recibí: que Cristo murió por nuestros pecados según las Escrituras; y que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; y que se apareció a Cefas y más tarde a los Doce; después se pareció a más de quinientos hermanos juntos, la mayoría de los cuales vive todavía, otros han muerto> (1 Cor 15, 3-6). Pablo informa aqui de una tradición viva, que él se encontró en la comunidad primitiva, cuando uno o dos años después de la Muerte y Resurrección de Jesús llegó el mismo a ser cristiano a causa de su propio encuentro deslumbrante con el Señor resucitado. Como primer indicio de la realidad de la Resurrección entendieron los discípulos el hecho de la tumba vacía (Lc 24, 5-6). Y precisamente fueron mujeres, que según el derecho entonces vigente no eran testigos válidos, las que la descubrieron. Aunque se dice del -> APÓSTOL Juan, ya ante la tumba vacía, que <vio y creyó> (Jn 20, 8b). La certeza de que Jesús estaba vivo, sólo se afianzó  por medio de gran número de apariciones. La multitud de encuentros con el Resucitado acabaron con la Ascensión de Cristo a los cielos. Sin embargo hubo después y hay hoy encuentros con el Señor resucitado: Cristo vive.

Catoliscopio – Youcat