¿Quién creó a Dios?


Una pregunta que talvez  muchos nos hacemos  o nos hacen pero que es talvez dificil de contestar. Pues eh aqui que lguin le pregunto a un fray y el nos da una respuesta sencilla, espero y les sirva.

Bendiciones!!!

Querido Fray:

Espero que te encuentres bien de salud y lleno del gozo de Dios, fray resulta que mi hijo Esteban tiene una duda y yo tambien. Un dia me preguntó que si Dios era quien lo habia creado todo, yo le respondi que si, entonces me pregunto: ¿quien creó a Dios? Yo le respondi que el mismo se creó y me preguntó, ¿y cómo?

Agradezco tu sabiduria. (Esteban está pendiente de tu respuesta). Gracias por tus oraciones.

Fabiola

Querido Esteban,

Ante todo, permite que te felicite por tu pregunta. Es buena, es profunda y nos va a servir a todos para aprender muchas cosas. La respuesta que te puedo dar no es corta y de pronto no parece tan fácil, así que te pido que la leas varias veces, y que te asegures de estar entendiendo todo lo que te digo. Empecemos.

Cuando uno hace una pregunta como “¿quién creó la tierra?” o “¿quién hizo los cielos?” es agradable poder responder con un nombre, o sea, poder decir: “Esto lo hizo Dios.” Pero no vamos a tener siempre una respuesta así de sencilla. Por ejemplo no vamos a decir: “A Dios lo hizo Pepe, y a Pepe lo hizo Juan, y a Juan lo hizo Ernesto…” Esa clase de respuesta no serviría porque entonces preguntaríamos: “¿Y a ese Ernesto último quién lo hizo?” Por lo tanto, lo primero que hay que entender es que nuestra respuesta no va a ser un nombre. La respuesta a la pregunta quién hizo a Dios no es un nombre, como decir: Ernesto, Juan, o Pepe. Debemos entender que estamos ante una pregunta muy especial que requiere que miremos con más atención qué es lo que estamos queriendo saber exactamente. Porque cuando uno pregunta quiere saber, entonces aquí tenemos que preguntarnos qué es exactamente lo que estamos preguntando.

Te voy a dar un ejemplo. Suponte que alguien dice: “¿Qué longitud tiene un litro de leche?” A esa pregunta, ¿qué se puede responder? Las longitudes son para los hilos, los cables, pero ¿qué longitud tiene la leche? Es una pregunta que parece bien hecha pero que si la examinamos mejor vemos que no tiene sentido. La leche no tiene una longitud, la leche ocupa un volumen, tiene un peso, cuesta una determinada cantidad de dinero, pero la leche no tiene una longitud. Como la leche carece de la propiedad “longitud,” entonces al preguntar por la longitud de la leche llegamos a una frase que parece estar correcta en español pero que no tienen niguna respuesta verdadera.

Vamos a mirar otro ejemplo de una pregunta que parece bien hecha pero que en realidad no tiene respuesta.

Supongamos que alguien dice esto: “¿Cómo puedo hacer una lista de todas las cosas que se me han olvidado para siempre?” Esa frase parece bien construida. Parece ser una buena pregunta. Y sin embargo, si uno piensa un poco en ella se da cuenta que no hay manera de responderla. Es decir: la pregunta tiene por dentro una contradicción, porque si hay cosas que he olvidado para siempre eso implica que ya no puedo recordarlas ni hacer una lista de ellas. Si yo pudiera hacer esa lista quiere decir que en realidad no había olvdiado “para siempre” esas cosas.

Estos ejemplos, el de la leche y el de la lista, nos enseñan algo muy importante: hay ocasiones en que uno puede hacer una pregunta que está bien hecha en español pero que en realidad no puede ser respondida porque lleva por dentro una contradicción total.

Ahora volvamos al tema inicial. Cuando nosotros decimos, por ejemplo, que Dios creó la tierra, ¿qué queremos decir? Bueno, entre otras cosas que la existencia de la tierra pide una explicación. ¿Y por qué la pide? Porque nos damos cuenta que el universo bien podría existir sin que existiera este lugar que llamamos “tierra.” Hay un nombre especial para esa característica. Eso se llama “contingencia.” Nos damos cuenta de que la tierra es “contingente,” palabra que significa: nos damos cuenta de que la tierra podría estar o no estar, y precisamente porque sucede que la tierra sí está, cabe preguntarse por qué está. Es decir: dado que la tierra es contingente tenemos que preguntarnos quién la “hizo,” o sea: por qué existe, dado que podría no existir.

Muchas cosas son contingentes. De hecho la inmensa mayoría de las cosas y personas que conocemos. El universo igual podría existir sin que yo existiera, o sin que un país como Colombia o como Irlanda existiera, es decir: todas estas son cosas, grandes o chicas, que sabemos con certeza que son contingentes.

Pero uno se da cuenta de que no todo puede ser contingente. Es un tema que mucha gente ha estudiado, y entre ellos, Santo Tomás de Aquino. Uno ve que no puede ser posible que todas las cosas sean contingentes. El universo existe, y su existencia no puede ser una serie infinita de cosas todas contingentes. Por eso hablamos de Dios como creador. Por eso decimos que Dios ha “hecho” o “creado” todo. Por supuesto, al hablar así estamos afirmando que Dios NO es contingente, porque si lo fuera, él no sería la respuesta a la pregunta de por qué existen las cosas contingentes. Decimos que Dios es “necesario,” o sea, la palabra contraria a “contingente.” Si lo “contingente” es lo que podría existir o no existir, lo “necesario” es lo que sabemos que no puede no existir.

Nos queda claro entonces que cuando decimos que Dios es creador estamos diciendo que él es necesario y que por tanto él no es contingente. Ahora vamos con la pregunta del comienzo. Si decimos que quién creó a Dios estamos afirmando que Dios es contingente, pero esa esa una contradicción porque Dios no es contingente sino necesario. Es decir, al usar la palabra “Dios” estamos diciendo que él NO es contingente, pero al preguntar quién lo creó estamos tratándolo como si fuera contingente. Pasa lo mismo que con lo de hacer una lista de las cosas que a uno se le han olvidado: en ambos casos estamos ante frases que parecen bien hechas pero que llevan contradicción por dentro. Por supuesto, como la pregunta es contradictoria en sí misma no tiene respuesta. Sucede lo mismo que con la pregunta por la longitud de un litro de leche: suena a lengua española pero como es contradictorio no tiene respuesta.

Anuncios

22 thoughts on “¿Quién creó a Dios?

  1. Entonces quiere decir que Dios es Dios, no necesita ser creado por nada ni por nadie porque Él es necesario, Él debe existir siempre o me equivocó?

    Me gusta

  2. y qué hay de si la pregunta fuera: “¿Cómo es que Dios comenzó a existir?”
    ¿Cómo se le contestaría esa pregunta a alguien? una respuesta más convincente que: “Él siempre ha existido”
    ¿Cómo convencerle?

    Bendiciones, excelente página♥

    Me gusta

    • Es posible responder con la misma lógica que se usa en la explicación, dado que Dios no tiene un inicio ni fin, por lo que es así una pregunta contradictoria cuando empleas la palabra “comenzó”.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s