Ventajas inesperadas de las dificultades


2013_2_15_image-b54cfb4bfdcb722eb023f6510da6a433-1360950133-60Si la adversidad en que están por Voluntad de Dios, les hace sentir aburrimiento de todas las creaturas, si los compromete a darse enteramente a su Creador, estoy seguro que le estarán más agradecidos por lo que los ha probado, que por lo que le hubieran ustedes ofrecido en sus promesas si les evitaba la adversidad; los demás favores que han recibido de Él, comparados con esta desgracia, no serán a los ojos de ustedes sino pequeños favores.

Siempre han mirado las bendiciones temporales que ha derramado hasta ahora sobre su familia como los efectos de su Bondad hacia ustedes; pero entonces verán claramente que nunca los amó tanto como cuando alteró todo lo que había hecho para prosperidad de ustedes, y si había sido generoso al darles las riquezas, el honor, los hijos y la salud, ha sido abundante al quitarles todos estos bienes.

Hablo de los méritos que se adquieren por la paciencia; por lo general, es cierto que se gana más para el Cielo en un día de adversidad que durante varios años pasados de alegría, por santo que sea el uso que se haga de ella. Todo el mundo conoce que la prosperidad nos debilita; y es mucho cuando un hombre dichoso según el mundo, se toma la pena de pensar en el Señor una o dos veces por día; las ideas de los bienes sensibles que le rodean ocupan tan agradablemente su espíritu que olvida todo lo demás. Por el contrario, la adversidad nos lleva de un modo natural a elevar los ojos al Cielo, para, mediante esta visión, suavizar la amarga impresión de nuestros males.

Sé que se puede glorificar a Dios en toda clase de estados y que no deja de honrarle la vida de un cristiano que le sirve en una alegre fortuna; pero ¡quién asegura que este cristiano le honra tanto como el hombre que le bendice en los sufrimientos! Se puede decir que el primero es semejante a un siervo constante y regular, que no abandona nunca a su príncipe, que le sigue al consejo, que todo lo hace a gusto, que hace honor a sus fiestas; pero el segundo caso es como un valiente capitán, que toma las ciudades para su rey, que le gana las batallas, a través de mil peligros y a precio de su sangre, que lleva lejos la gloria de las armas de su señor y los límites de su imperio.

Del mismo modo, un hombre que disfruta de una salud robusta, que posee grandes riquezas, que vive en honor, que tiene la estima del mundo, usa como debe de todas estas ventajas, si las refiere a Dios como a su Divino Maestro por una conducta tan cristiana, va por buen camino; pero si la Providencia le quita de todos estos bienes, si le consume de dolores y de miserias y si en medio de tantos males, persevera en los mismos sentimientos, en las mismas acciones de gracias, si sigue al Señor con la misma prontitud y la misma docilidad, por un camino tan difícil, tan opuesto a sus inclinaciones, entonces es cuando publica las grandezas de Dios y la eficacia de su Gracia, del modo más generoso y brillante y entonces demuestra andar en el camino de la Perfección.

Juzguen de ahí la gloria que deben esperar de Jesucristo las personas que le habrán glorificado en un camino tan espinoso. Entonces será cuando nosotros reconoceremos cuánto nos habrá amado Dios, dándonos las ocasiones de obtener una recompensa tan abundante.

Todo esto nos hace ver que sea cuál sea el modo como vivamos, deberíamos recibir siempre toda adversidad con alegría. Si somos buenos, la adversidad nos purifica y nos vuelve mejores, nos llena de virtudes y de méritos; si somos viciosos, nos corrige y nos obliga a ser virtuosos.

Fuente: Obras selectas de San Claudio de la Colombere

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s