¿Se merece Obama el premio Nóbel de la paz? – Diocesistv


Anuncios

2 thoughts on “¿Se merece Obama el premio Nóbel de la paz? – Diocesistv

  1. Diario Las Americas
    Publicado el 10-12-2009
    Un Premio a la Esperanza

    Por Julio A. Hernandez

    El mundo ha quedado sorprendido ante la concesión del Nóbel de la Paz al Presidente Obama. Creo que el primero en sorprenderse ha sido el propio presidente Obama.
    No se puede negar que a tan corto plazo de su incumbencia sea motivo para obtener un galardón tan afamado solamente otorgado a personalidades con una abundante trayectoria a favor de la paz.
    Tampoco podemos decir que ha sido concedido por fama o prestigio, sin duda alguna no estamos en presencia de un concurso de popularidad, Otros quieren ver el rostro político de la noticia, pobres criterios que siempre buscan la influencia de ideologías o sistemas, opiniones que mantienen el mundo siempre en ascuas.
    No amigos, la humanidad no se debate solo entre política y economía, hay aspiraciones y necesidades que tienen que ver con este mundo que hemos parcelado entre eficiencia, los privilegios y la comodidad, derechos que hemos atrincherado frente a una dura realidad: Hay millones de seres humanos marginados por su condición de cultura, raza o procedencia de origen.
    La humanidad se ahoga en un planeta sin espacio para la Esperanza. Todo lo que queda a los que sueñan con un mundo mejor es esperar a pesar de su condición desventajosa y aparezca un espacio para ellos. Hace mucho tiempo venimos rumiando los males que nos atormentan: El mal uso de los recursos naturales, el desarrollo de políticas armamentistas, la fatalidad de una destrucción nuclear, guerras, violencia, hambre, falta de acceso para resolver problemas de salud y educación…
    A todo esto se ha acumulado crecientemente una ausencia de valores en los que hemos sido instruidos, mejor digámoslo así: Hemos ido priorizando criterios para sentirnos más cómodos en adelantos y progresos relegando las relaciones personales, aun con nuestros más queridos y cercanos prójimos. Consecuencia inevitable, la destrucción de familias, el deterioro de la amistad y peor aun la ausencia de una autentica fraternidad.
    A ese cuadro desolador, desde una sociedad que prioriza lo material y la confrontación ,surge la posibilidad de un cambio que empieza a perfilarse en una persona desconocida para la mayoría, con rasgos contradictorios en raza y discurso.
    Este país ha ejercido el liderato de progreso en el orden material y político a nivel mundial, y ahora asume la inmensa responsabilidad de intentar ese cambio y lo personaliza en su elección de Barack Obama figura a quien se escoge para enfrentar ese reto.
    Hace más de un año leí su libro “La Audacia de la Esperanza”. He meditado mucho sobre lo ahí escrito. Entre los bandos que nos caracterizamos las personas, he oído opiniones que hasta lo consideran apócrifo de su autor, después que lo hemos oído en su discurso confirma que lo escrito allí es obra de su pensamiento; también hay quien opina que es discurso nada mas, retórica vacía aunque llena de proyectos. Siempre habrá lugar para la suspicacia.
    Por eso muchos críticos del negativismo, no entienden el por que de la concesión del Nóbel de la Paz a un candidato sin tiempo suficiente para obras. Creo que en su libro el manifiesta lo audaz de la esperanza y estimo que las expectativas alrededor del presidente Obama van de acuerdo a la necesidad del mundo para que se realice un cambio. Una esperanza que sin duda es realidad.
    Hay muchos que no entienden o no quieren entender, lo sorprendente de la decisión del Comité del Nóbel al seleccionar a Obama como receptor del Nóbel de la Paz. En realidad es un premio a la Esperanza.Aceptándolo así creemos que hay que relanzar nuestras aspiraciones de convivencia a un nuevo estilo de participación ciudadana en la sociedad.
    Este premio a la esperanza ha demostrado que los habitantes de este planeta, en su mayoría, estamos hartos de la conducción de una política partidista chabacana, también de la confrontación, de la violencia, de las injusticias, de los privilegios interesados de pocos sobre una gran mayoría,de la intolerancia, de la imposición de practicas comerciales que confunden y condicionan las mentes de los menos ilustrados dando sobrevalor a las cosas primero que las personas, al fanatismo que confronta culturas y naciones.
    Bien ha dicho el Sr. Presidente, que este premio es concedido a la gran nación norteamericana que intenta resurgir, reinventarse, desde ese paulatino desgaste, y trata ahora de abrirse a la diversidad.
    El gran reto lo tiene ahora en su liderato, el receptor de este famoso reconocimiento: Barack Obama, se enfrenta a dos dilemas históricos. Cumplir con lo que proclama en su discurso y no herir a miles de millones de personas que esperan su respeto a la vida en todas sus formas y la libertad de ejercer el derecho a su conciencia.
    Esa es la verdadera audacia de la Esperanza.

    Hernandez237@gmail.com

    Me gusta

    • Interesante análisis desde una postura pudiera percibirse neutral, sin caer en alguna tendencia ideológica o tal vez con tendencia útopica…

      Mucho se ha hablado y especulado de los posibles intereses que trae consigo esta decisión, siempre desde diversas perspectivas, según como atinadamente lo refieres, siendo estas ideas las posturas y sistemas que se proclaman un tanto dentro de fanatismos.
      El tiempo es el único mediador entre las utopías y las realidades no percibidas en el ahora, y nos marcará el verdadero interés de esto.
      Es claro que a todos nos sorprendió esta decisión y se me hace gracioso la referencia de que hasta al mismo Barak le fue algo no esperado, donde personalmente al enterarme de la noticia, lo primero que me paso por la mente es el nuevo enfoque que le da a su estructura economía, donde el presidente anterior dependía mucho de las confusas decisiones de guerrear ante naciones pequeñas. Hoy Obama eso no lo hace y tal vez muchos que no hemos profundizado en los temas económicos asociamos esto con el premio de la paz.

      El mundo ha evolucionado gracias las utopías, donde la búsqueda de las mismas a madurado la consciencia del ser humano, dejando a trás los viejos esquemas de la verdad. Hoy se dice que la esperanza se ha ido quedando en la historia, donde el ser humano está siendo convertido en un mero producto, dejando de lado la reflexión de sus raíces y de su rumbo.

      Te tomo la palabra, en darle al nuevo nobel la oportunidad de demostrar que la esperanza de la armonía mundial y personal es más que una sensación utópica.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s