¿Por qué cargas con tu cruz?


cruz los jovenesEn momentos de prueba, dificultad, dolor y desesperación le preguntamos a Dios ¿Por qué a mí? ¿Por qué permites que me pasen tantas cosas? ¿
Por qué me siento como si hubiera una tormenta solo encima de mí? ¿Por qué la vida me golpea tan fuerte y me ocurren tantas cosas? Nos hacemos tantas preguntas y nos quejamos tanto. A veces no entendemos que todo lo que vivimos son experiencias que nos hacen falta para llegar hasta donde Dios quiere que lleguemos. A veces nos ocurren cosas para más adelante en nuestras vidas poder ayudar y comprender a personas que estén pasando por esas circunstancias. Personas que no hubiéramos podido entender y ayudar si no hubiéramos pasado por lo mismo. No es casualidad es que Dios las pone en tu camino para que le ayudes con su carga.

Quiero compartir contigo una historia que me hizo reflexionar y sé que te ayudará:

Estos son dos hombres y a cada uno de ellos Dios le había entregado una cruz para que recorrieran un camino. Uno de ellos fue durante todo el camino cargando su cruz poco a poco por que era muy pesada, en silencio continuo lentamente su camino.

El otro hombre fue por el camino pidiendo le a Dios que le quitara un pedazo de su cruz por que era muy pesada. Dios le quito un pedazo de su cruz. Continuó un rato más su camino, pero luego continuó pidiéndole a Dios que le quitara un pedazo de su cruz porque era muy pesada. Dios le quito otro pedazo y así continuo repitiéndose esta situación por todo el camino. Esto hizo que este hombre avanzara más en su camino ya que su cruz se hizo ligera.

El otro continuó lentamente ya que su cruz era más pesada. El hombre que tenía la cruz ya ligera llego a un precipicio y tuvo que detener su marcha ya que era imposible pasar ese precipicio. Poco a poco el hombre con la cruz pesada llegó hasta el mismo precipicio, puso su gran cruz y caminó sobre ella. Luego continuó su camino hasta llegar al final.

Esta historia me hace reflexionar que la cruz que cargamos que muchas veces le pedimos a Dios que nos quite. Son las experiencias o herramientas que vamos a necesitar para seguir adelante con facilidad en otras circunstancias. Dios no nos da carga que no podamos llevar y si El que nos ama tanto nos permite pasar por estas circunstancias es por que tienen un propósito y esta cruz nos va ha ayudar para pasar el precipicio más adelante. No pidamos que nos quite la carga, pidamos que nos ayude a llevarla. Él no nos dejará solos y estará con nosotros cuando estemos cansados.

La Biblia nos dice en San Mateo 11. 28-30 Venid a mi todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallareis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es fácil y ligera mi carga.

 

Fuente: http://diosmioayudame.blogspot.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s