Debo Dar Testimonio


mujer-pensando-durante-el-atardecer
El testimonio es imprescindible en un Seminario de Vida en el Espiritu, porque cuando el Espiritu se manifiesta a través de uno, eso se puede contar para edificación de los demás. Cuando Jesús leyó en la sinagoga de Nazareth el capitulo 61 de Isaías, San Lucas dice: “ Todos daban testimonio a favor de El, y estaban llenos de admiración por las palabras de Gracia que salían de su boca… ” (Lc.4,7) “Palabras de Gracia”, allí estriba el secreto de un testimonio valedero a favor de la gloria de Dios por medio del Espiritu Santo que nos da Jesús. Esas palabras de gracia que “salen ahora de nuestras bocas” son el instrumento eficaz para lograr la fe de los oyentes y de mutua edificación en la comunidad. Se debe decir lo que ha sucedido en nuestra vida, lo que ha producido el Señor con su misteriosa intervención, no se debe quitar, ni añadir, ni agrandar nada, hay que decir lo que sucedió en forma breve y sobretodo de manera ungida, sentida, gozosa.No debo callar nada, el callar significa cobardía, pusilanimidad, falta de fe, falta de humildad y de generosidad.En ese sentido la Santísima Virgen María nos da el ejemplo de como dar testimonio en el Nuevo Testamento: “ Mi alma canta las grandezas del Señor, y mi Espiritu se estremece de gozo en el Señor. porque ha hecho en mi grandes cosas ¡ Su nombre es Santo! (Lc.1, 45. 57.

El testimonio debe ser breve, como el de la Virgen, que leyéndolo detenidamente, no llega a un minuto, sin embargo, penetra el corazón…! queda bien claro que la gloria es sólo para Dios y no para uno, porque el Señor fija su mirada en los más humildes…” Porque Dios ha puesto sus ojos en mí, su humilde esclava…” (Lc 1,48.

Por tanto un testimonio desabrido, sin placer y emoción, pega poco en el corazón de los oyentes, y menos cuando Dios no aparece para nada, o apenas por ahí, dando la impresión que es un elogio que hago a mi sola capacidad personal y Dios entra casi como un convidado de piedra. !

El testimonio debe prepararse en oración y no tanto en la recordación de lo que le sucedió personalmente, así queda el Señor en primer plano, porque corremos el fácil riesgo de predicarnos a nosotros mismos. Dice un Salmo: “ No a nosotros Señor, no a nosotros, sino la Gloria sea dada a tu Nombre”.

Si el testimonio es breve y centrado en el poder del Señor, la gente puede que le pregunte más sobre lo sucedido, y usted podrá ahondar el tema, pero no mucho, lo suficiente y nada más. No debe entrar a moralizar ni a sermonear, sólo a testificar el poder del Señor en su vida. Se debe echar fuera la falsa humildad, por la cual no me animo a testificar lo obrado en mí por temor a ensoberbecerme, porque me van a creer un santo, eso es vanidad y pura soberbia, sólo glorificas al Señor con lo que El hizo en vos, igual que la Virgen María, y si te elogian por lo dicho debes decir: “ Todo sea para tu gloria Señor”. Estas deben ser: “… las palabras de gracia que salgan de tu boca”…

EL CRECIMIENTO, LA VIDA DEL ESPÍRITU.

El crecimiento en la Nueva Vida en el Espiritu Santo, no se logra sólo leyendo o estudiando “Biblia, Teología o cualquier otra cosa al respecto; se logra este crecimiento viviendo una vida de verdadera y cada vez más intensa relación con el Señor, mediante la oración y la lectura de la Palabra de Dios con fe auténtica en el autor de la misma, que es Dios; estando seguro (creyendo) que el mismo Dios me habla y no sólo conociendo unas ideas bonitas.

Todo esto me debe llevar lentamente a una comunicación cada vez más íntima con el Señor y así comenzaré verdaderamente a crecer; cuando esto sucede, el mismo Espiritu Santo se encarga de guiarme, de ordenarme, de iluminarme, de corregirme, de animarme y de consolarme.

EL CRECIMIENTO está en proporción directa en mi relación con Dios.

Satanás vio que Adán y Eva eran felices en la intimidad con Dios, “El bajaba todas las tardes cuando soplaba la fresca brisa, a intimar con ellos.”(Gn.3. Resultado de esta tan amigable y fabulosa amistad con Dios:

La Tentación, seguida de la caída del hombre. Satanás(opositor), no va a permitir que nos llevemos esta gloria tan fácilmente, nos va a hacer la guerra y guerra despiadada… ”. Como león rugiente dando vueltas alrededor nuestro, buscando a quién devorar”.(Pedro)

MEDIOS DE CRECIMIENTO

La oración: como primera cosa debe ser, diaria y constante, “… Sin cesar” (S: Pablo), y esto no es una exageración, es lo normal si queremos tener una vida en el ESPIRITU SANTO. La oración debe ser particular y comunitaria; la comunitaria es en primer lugar “la Santa Misa”, con la comunión Eucarística, pero tan bien en los grupos de oración. Esta oración grupal, la comparo a un auto que entra a una estación de servicio para cargar combustible: cargo y me voy. No me quedo para ver como llenan los otros tanques de los autos.

Los sacramentos: estos signos de la gracia son necesarios para estar en unidad con el Señor en plenitud. En todo sacramento, es Cristo vivo y glorioso que confiere la gracia, pero por medio de un ministro pecador.

Entre los sacramentos más comunes están: la Eucaristía, ya citada, y la Confesión sacramental de los pecados al Sacerdote. Estos son llamados: “Sacramentos del peregrino”.

Sepa que el crecimiento está en relación directa con la unión cada vez más perfecta con JESÚS. Los sacramentos todos nos llevan a eso.

El Servicio: la Sagrada Escritura no sólo nos enseña cosas y nos revela los “Misterios Amorosos” de Dios en sus páginas, sino que nos muestra con claridad como obraban los personajes en ella presentados.

Entre los más sobresalientes están: Jesús, en primera línea y luego sus Apóstoles y otros personajes; por tanto la Biblia me revela también, “El cómo debo obrar”, viendo esos ejemplos magníficos y eficaces.

¿Dónde encuentro estos datos? : En los Evangelios y en los Hechos de los Apóstoles.

El servicio, no es otra cosa que hacer como ellos obraron para dar gloria a Dios y edificar desde sus cimientos a la Iglesia naciente. Los Evangelios dicen esta sencilla pero grandiosa expresión respecto a Jesús: “ Comenzó a obrar y a enseñar”. ! El servicio es por tanto: Obrar y enseñar.

El Obrar: milagros, curaciones, liberaciones, sanaciones, asistencia de la caridad, enseñanzas, etc…

El Enseñar: dar la Palabra, el Catecismo, usar los medios de comunicación para transmitir el mensaje, dar Seminarios de Vida, aconsejar, testificar, etc…

El servicio: es el que me hace crecer de verdad, porque debo ir por fuerza a las fuentes: la Sagrada Escritura, a los Sacramentos, a la Oración, a los Talleres, llamados de crecimiento para el manejo y descubrimiento de mi propio carisma y el de los demás.

Todo esto:” CANSA”. ! Por eso que muchos de los que se siguen llamando “CARISMÁTICOS”, abandonaron o se volvieron a una fe encubierta, débil, sin imaginación creadora o simplemente se conformaron con actividades de “ tipo devocional ”, y allí naufragó todo su gran “ carismatismo” o también se refugiaron en los reglamentos y lineamientos, en los cuales se dice que hacer o no hacer, con o sin permiso de la jerarquía, y así caen en un simple “ ORGANIZACIONISMO”, sin ilusión ni empuje. Esto hace caer la fuerza arrolladora con que nació la Renovación Carismática Católica en el mundo hace en estos momentos, 36 años. !

Muchos de ellos, se quedaron en actividades intra eclesiales solamente y no se animaron a “navegar mar adentro”. y más de uno de ellos no sirvieron más que para cambiar el agua a los FLOREROS…!

En vez de “volucionar” en la fe, “involucionan”; en otros términos, volvieron para atrás, pero el Señor les dice: “ Porque no eres ni frío ni caliente comenzaré a vomitarte de mi boca” (Apoc.) y la otra: “Pero tengo una cosa contra ti: que ya no tienes el mismo amor que al principio”. (Apoc.2,4).

Cuándo nace un bebé, ¿Nos podríamos preguntar acaso, para que sirve?. Por el momento, para nada, pero si para comer y comer en horarios casi rígidos y dormir muchas horas. Y todo esto ¿Para qué?. Para ir creciendo, esta es la realidad, también el que “ nace a la vida del Espíritu “, debe comer siempre y comer en horarios casi rígidos: oración, sacramentos, lectura de la Palabra de Dios, servicio, etc… El crecimiento de la vida Espiritual se produce reiterando constantemente las mismas cosas, y así, como en una escalera caracol, seguir subiendo. En la Vida del Espíritu nunca se llega a la meta soñada, porque Jesús nos alerta con estas palabras “Sean perfectos como mi Padre Celestial es perfecto”. Entonces ¿Cuándo llegaré a eso? : NUNCA !!

Anuncios

One thought on “Debo Dar Testimonio

  1. Creo que si uno persevera en la oración todos los días, haciendo unidad, con la eucarístia y la oración, la vida en el espíritu es mucho mejor. Perfecta, no lo sé, pero Él nos conoce, habría que conocer bien esa traducción de las escrituras “sean perfectos” , como mi Padre, porque si El nos creo a imagen y semejanza de El, cree usted que no lo lograremos si verdaderamente vivimos su voluntad? Primero intentemos conocer al Padre a través de Jesús, cómo se logra imitandolo, haciendo su voluntad. No nos sintamos tristes, hagamos todo el esfuerzo para llegar a la meta soñada, creo que si lo lograremos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s