Una Rana Muy Insistente


Un grupo de ranas viajaba por el bosque y de repente, dos de ellas cayeron en un hoyo profundo. Todas las demás ranas se reunieron alrededor del hoyo. Cuando vieron cuan hondo era el hoyo, le dijeron a las dos ranas en el fondo que para efectos prácticos, se debían dar por muertas ya que no saldrían.

Las dos ranas no hicieron caso a los comentarios de sus amigas y siguieron tratando de saltar fuera del hoyo con todas sus fuerzas. Las otras seguían insistiendo que sus esfuerzos serían inutiles.

Finalmente, una de las ranas puso atención a lo que las demás decían y se rindió. Ella se desplomó y murió.

La otra rana continuó saltando tan fuerte como le era posible. Una vez más, la multitud de ranas le gritaba y le hacían señas para que dejara de sufrir y que simplemente se dispusiera a morir, ya que no tenía sentido seguir luchando. Pero la rana saltaba cada vez con más fuerzas hasta que finalmente logró salir del hoyo.

Cuando salió, las otras ranas le dijeron: “nos alegramos mucho de que hayas logrado salir, a pesar de lo que te hemos gritado”. La rana les explicó que era sorda, y que pensó que las demás la estaban animando a esforzarse más y salir del hoyo.

Moraleja:

1. La palabra tiene poder de vida y muerte. Una palabra de aliento compartida a alguien que se siente desanimado puede ayudar a levantarlo.
2. Una palabra destructiva dicha a alguien que se encuentre desanimado puede ser lo que acabe por destruirlo. Tengamos cuidado con lo que decimos.
3. Una persona especial es la que comparte tiempo para animar a otro

Muchas veces nos preguntamos si realmente vale la pena intentar las cosas, si la opcion es darnos por vencidos, y una palabra de aliento o desaliento puede cambiar la manera en que vemos las situaciones, la manera en que nos proponemos continuar con el recorrido de nuestra vida terrenal, Dios nos invita a que cada vez que nos caigamos no nos rindamos, al contrario, por cada caida y levantada nos hacemos mas firmes en la fe, y es de este modo que nos hacemos mas fuertes, para luego convertirnos en pilares de nuestras creencias, y defender lo que nos corresponde, los invito hermanos a confiar en nuestro señor y ser ejemplos vivos de su palabra, transmitir a un cristo vivo a todas las personas con las que diariamente convivimos, es así como podemos aportar nuestro granito de arena, como lo hacia san Francisco, la mejor manera de predicar es con el ejemplo.

Fuente

Saludos y Bendiciones!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s