Entrevista vocacional …. “Lo primero que me hizo decir “SI” al Señor es que YO NO QUERIA” …


El P. Vincent Mirós Minelli, MSP (Misionero Siervo de los Pobres) refiere unas palabras de su vocación, y aquí les compartimos un poco de su experiencia vocacional, especialmente a todos aquellos que se sienten llamados por Dios para este estilo de vida.

´

 

Para todos los que no fueron al Congreso, les presentamos al P. Vincent Mirós Minelli, Sacerdote Misionero Mexicano que actualmente desempeña su ministerio en Perú.

 

Padre,  compártanos un poco a cerca de su misión dentro de la Iglesia:

Mira, nuestra principal encomienda  es llevar el Evangelio a la gente más pobre. Por eso somos “siervos de los pobres”. Actuamos en respuesta al llamamiento de los Papas que continuamente han estado hablando a cerca de como debe ser el trabajo social de la Iglesia. Desgraciadamente por mucho tiempo se interpretó esto como “llevar solo alimento y bienes materiales a los pobres”, sin embargo esa no era la intención de los Papas. Entonces nosotros buscamos no solo el bien material, sino la evangelización de los pobres. A partir de llevar el Evangelio el Señor empieza a proveer para que uno empiece a hacer crecer las demás dimensiones de la gente. El Evangelio, unifica, forma, crea comunidades y es precisamente en comunidad donde se empiezan a solventar las necesidades de toda la humanidad. Como misioneros nos hemos dado a la tarea de abrirles escuelas, hospitales y talleres para que ellos aprendan lo básico y desempeñen un oficio que les permita abrirse camino y con la fe como componente espiritual como prioridad, darles  la pauta  que les permita abrirse camino en el mundo y abrir sobre todo el camino a Cristo.

 

Padre, compártale a todos los jóvenes seminaristas de Chihuahua y de todo el mundo que lo van a leer a través de nuestra página, el momento crucial en el que decidió decir “SI” al llamado que Cristo le hacía a vivir el Sacerdocio.

Mira, te soy totalmente sincero: Lo primero que me hizo decir “si” al Señor es que yo NO QUERIA! (dice el Padre Vincent en una sonora carcajada). Jovenes seminaristas, lo primero que hay que entender es que el don de la vocación Sacerdotal es un don que viene de Dios, por lo tanto, no importa mucho el querer humano. Cuando Dios te quiere y le das el “si” PERFECTO!, cuando Dios te quiere y le dices “no”, El se encarga de que quieras, no hay problema! Esto me lo ha hecho entenderlo de una manera fulminante, porque yo no lo quería, sin embargo él me presentó su proyecto y me lo presentó con toda radicalidad y con toda generosidad. Cuando entendí despues de varias crisis que LO QUE DIOS QUERIA PARA MI ERA MEJOR QUE LO QUE YO HUBIESE DESEADO PARA MI MISMO, fue cuando me atreví a dar un “si” radical que implicaba toda mi vida.

Yo quisiera decirle a los seminaristas que cuando tengan dudas (porque siempre las va a haber) QUE PERSEVEREN. Siempre habrá momentos en los que el mundo nos jala, la tentación nos jala, la carne nos jala y es muy común que nos dé por “diluir nuestra fe en agua” para justificarnos a nosotros mismos. No lo hagan seminaristas…. Pongan su mirada y su corazón en el cielo, porque están llamados a ser “otros Cristos en la Tierra”. Atrévanse a ser esos ministros de Dios. Solo con fe, perseverancia, lucha y oración podrán llegar a serlo.

 

P. Vincent, su mensaje especial para todos aquellos seminaristas que actualmente se encuentran en crisis y a punto de renunciar a su vocación…

Muchachos, primero que nada, tengan paciencia. Dios no es un hada madrina ni un genio de la lámpara para concederte tus tres deseos. En segundo lugar que vuelvan a poner su vida y su vocación en las manos de Dios, pero con fe, con todo el corazón, con confianza…. Y en tercer lugar que todas aquellas situaciones y personas que se les están convirtiendo en crisis, colaboren con Dios, renuncien a si mismos y le entreguen al Señor esas cargas para de una buena vez, deshacerse de ellas, porque todo aquello que les esta persiguiendo en el seminario y les esta orillando a tomar la decisión de salirse, si no lo resuelven ahora mismo, les va a perseguir toda la vida y no va a ser solo obstáculo de su vocación sacerdotal, sino de su propia salvación. Entonces, muchachos, sean pacientes, pélense las rodillas en la capilla, hablen con Jesucristo y pongan su corazón solo en la Cruz, porque solo en la Cruz, todas esas cosas que no tienen respuesta, es cuando milagrosamente empiezan a tenerla. Muchachos, ¡imagínense que habria sido de nosotros si Jesús en la primera caida se hubiera desanimado! Nosotros como llamados a ser “otros Cristos” debemos aprender a seguirlo a El hasta la cruz, ya desde el seminario, porque si, ciertamente la ordenación te da facultades, pero los valores de amor, respeto, lealtad, disciplina y compasión por el género humano, se forman desde el seminario. No te conformes con maestros humanos… Aspira a Cristo Sacerdote. Él desde su cruz te enseñará lo que en el seminario no puedas aprender. Solo es cuestión de que tu quieras Y TE DECIDAS A CRUCIFICARTE CON CRISTO, pero no con una cara triste como de funeral, sino con todo tu amor y toda tu alegría, dile al Señor: “Aqui vengo Jesús, a crucificarme contigo por amor a los que tu amaste primero”.

 

¡Qué palabras tan hermosas Padre! sin embargo, estoy segura que precisamente por las mismas situaciones, habrá muchachos a los que aun no les quede claro todo esto. Desde su propio testimonio como sacerdote, dígales a los seminaristas, por qué a pesar de todo vale la pena seguir y llegar a Cristo.

Una vez estaba Jesús con Maria y con Marta y Marta se quejó de que Maria estaba a los pies de Jesús escuchándole y cuando Jesús se percató de esto, el Señor le dijo:  “Ella ha escogido la mejor parte”. Entonces, nosotros los que nos decidimos por Cristo hemos elegido la mejor parte; y no porque tenga algo en contra del matrimonio, no, de ninguna manera. Lo digo porque de los siete, el unico sacramento en el que tu unión con Cristo es de forma totalmente directa es el Orden Sacerdotal. A partir de que te postras en el suelo, estás unido a Cristo Sacerdote para siempre, no solo por el tiempo que duremos aqui en la tierra, sino que llevarás un sello sacerdotal que te configura con él por toda la eternidad, entonces ya desde ahora vivimos una especie de profecía de lo que será nuestra vida en el cielo. Imagínate, ¿por que escoger a Cristo es lo mejor? ….. Simplemente porque Cristo es lo mejor y no hay nada que pueda comparse con El.

 

Padre Vincent, agradezco muchísimo el tiempo que regala para nuestro ministerio virtual y en beneficio de las vocaciones sacerdotales de todo el mundo. Muchas gracias y perdón por robarle un poco de su tiempo.

De ninguna manera me quitas el tiempo, al contrario, es un gusto que me permitas compartir un poco de mi testimonio en Catoliscopio. Espero que mis experiencias les puedan servir a muchos jóvenes seminaristas que están en el camino del Sacerdocio, especialmente a aquellos que están a punto de renunciar. Joven, yo te digo: ¡date una oportunidad mas…. Dale a Jesús tu nueva oportunidad!  Y a ti muchas gracias por preocuparte y ocuparte de  nosotros, los que somos indignamente elegidos. Dios te recompensará con creces tu oración y tus esfuerzos.

 

Reportó para catoliscopio:  Liliana Córdova Terrazas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

One thought on “Entrevista vocacional …. “Lo primero que me hizo decir “SI” al Señor es que YO NO QUERIA” …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s