¿Y sabes lo que es amar a Dios con todo el corazón?


Mateo 22, 34-40

Mas los fariseos, al enterarse de que había tapado la boca a los saduceos, se reunieron en grupo, y uno de ellos le preguntó con ánimo de ponerle a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento mayor de la Ley?» Él le dijo: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas».

Reflexión

Recuerdo que hace unos años me encontré con un señor en el tren, mientras viajaba de Roma a Florencia. Comenzamos a conversar y, en un momento dado, me dice este buen hombre: –“Padre, yo soy muy católico, igual que toda mi familia. Desde pequeño he sido siempre muy creyente”. Como me lo decía tan convencido, ponderándomelo tanto, yo me permití preguntarle si iba a misa los domingos y si rezaba todos los días al menos una breve oración. ¡Y cuál no fue mi sorpresa al escucharle decir: –“ P

adre –me respondió muy serio– soy católico, pero no fanático”. Me sorprendí tanto que no supe si echarme a reír o a llorar… Me parecía casi increíble lo que oía.

Creo que hoy muchos cristianos –o que se dicen cristianos– cometen el grandísimo error de disociar su fe y su comportamiento: afirman creer y amar a Dios, pero luego no hacen nada para probar su fe y su amor a Él. Como el caso de la chica que te conté la semana pasada. ¿Te acuerdas?

En el evangelio de hoy vemos a uno de los fariseos que se acerca a nuestro Señor para preguntarle cuál es el primer mandamiento; y Jesucristo le responde sin vacilar: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas”. Ésta era la fórmula más sagrada y solemne para un israelita y constituía como el “corazón” de toda la Ley. La llamaban el “shemá” y todo judío piadoso lo conocía de memoria. Al igual que nosotros, los cristianos, aprendimos de memoria desde niños el primer mandamiento de la ley de Dios.

Hemos oído miles de veces y tenemos archisabido que “el primer mandamiento es amar a Dios sobre todas las cosas”, y pensamos que de verdad lo amamos, aunque nuestras obras desdigan lo que afirman nuestras palabras. Pero el amor hay que demostrarlo más con nuestros comportamientos que con buenos deseos o sentimientos. “Obras son amores –reza el refrán popular–, que no buenas razones”.

¿Qué pensaríamos nosotros de cualquier persona –podrías ser también tú mismo– que dijera amar mucho a sus padres o a sus abuelos, pero que nunca fuera a visitarlos a su casa dizque porque “no tiene tiempo”, porque viven muy lejos, o simplemente porque “no le nace”? ¿Verdad que eso nunca sucede en la vida real? Sería inconcebible, pues el amor nos lleva a estar cerca de los seres a quienes amamos. Y entonces, ¿por qué con Dios nos comportamos de esa manera? Decimos que lo amamos, pero no estamos dispuestos a visitarlo ni siquiera media horita cada semana. ¿Cada semana? ¡Ojalá fuera al menos cada semana! Y en ocasiones ni nos acordamos de Él a lo largo del día, al menos que “nos urja” pedirle algún favor. Es que somos a veces demasiado interesados…

A este primer mandamiento, nuestro Señor añade otro: “Amar al prójimo como a uno mismo”. Es el mandamiento de la caridad, que es igual de importante que el primero. Es más, “quien dice amar a Dios a quien no ve, pero no ama a su hermano a quien ve, es un mentiroso”, nos dice san Juan. Y el mismo Cristo afirma que “de estos dos mandamientos penden toda la Ley y los profetas”. O sea que aquí se halla resumida toda la revelación bíblica. Éste fue el “mandamiento nuevo” que Él vino a traernos; éste es el núcleo del Evangelio y la esencia del cristianismo. Quien no vive el mandato de la caridad, simplemente no puede llamarse cristiano.

Pero, bueno, para hablar con calma de esto necesitaríamos de mucho más tiempo. Espero poder tratarlo en otra ocasión. Basta con que nos quedemos ahora con lo primero. Si vamos a visitar a nuestro Señor al menos cada semana en la Misa dominical y nos acordamos de conversar con Él algún ratito durante el día, creo que Él se sentirá feliz porque le mostramos nuestro amor filial con obras. Pero, además, nuestra vida cristiana mejorará de una manera muy notable. Entonces amaremos de verdad a Dios con nuestro comportamiento y no sólo con buenos sentimientos o palabras bonitas.

Autor: P. Sergio Cordova LC |

3 thoughts on “¿Y sabes lo que es amar a Dios con todo el corazón?

  1. Pienso que todo esto nos lleva a pensar mucho y a reflexionar y debemos hacerlo. Cómo jóvenes en la actualidad nos encontramos perdidos entre diversidades de ideas, fanatismos, etiquetas, perspectivas que a veces nos perdemos y dejamos de creer y amar lo que en verdad amamos y creemos buscando (quizás) complacer a los demás. Nos enajenamos y alejamos cada vez más de Dios excusándonos pero diciendo que lo amamos. Y es cierto que el amor se demuestra con obras, debemos ser conscientes y abrir los ojos para discernir lo bueno de lo malo y actuar correctamente con amor siempre hacia nuestro prójimo y principalmente hacia Dios nuestro papá C: que a pesar de todo siempre nos escucha, nos ama, nos perdona y ayuda (: Bendito seas Dios mío, papito te amo C:

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s