Escuchar a Dios – Historia de reflexión


Yoga-para-dormir-mejorEn un diálogo entre Juana de Arco y el Rey de Francia; el monarca pregunta:

“¿Por qué las voces del cielo te llegan a ti que eres una ignorante campesina y no a mí?”.

“A tus oídos también llegan las voces del cielo pero es que no haces silencio para escucharlas ni dedicas tiempo para meditarlas por eso no alcanzan a llegar a tu alma” respondió la Santa.

 

En un mundo tan convulsionado y lleno de tantos ruidos externos, es difícil hacer silencio. Como difícil es apartar lugar y tiempo para la meditación, la reflexión y la contemplación. Solamente cuando hay silencio y capacidad se escucha, sólo entonces estaremos listos para tener una experiencia íntima con el Señor. 

 

“Entonces se le dijo: Sal fuera y permanece en el monte esperando al Señor, pues el Señor va a pasar. Vino primero un huracán tan violento que hendía los cerros y quebraba las rocas delante del Señor. Pero Yavé no estaba en el huracán. Después hubo un terremoto, pero el Señor no estaba en el terremoto. Después brilló un rayo, pero el Señor no estaba en el rayo. Y después del rayo se sintió el murmullo de una suave brisa. Elias al oírlo se tapó la cara con su mano, salió de la cueva y se paró a su entrada. Y nuevamente se le preguntó: ¿Qué haces aquí Elias?”. (1 Reyes 19, 11-13)

Fuente: http://www.mensaje1.com/

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s