Gato Sentado dice: Reflexión bíblica en torno a el castigo, la disciplina y la ira de Dios.


Reflexión bíblica en torno a el castigo, la disciplina y la ira de Dios.

Veamos, actualmente hay discusiones de “sabios y entendidos” en torno a el castigo de Dios, realmente algunos tendrán razón y otros no, pero lo que importante aprender es que Dios mismo nos habla y nos deja como un testamento de lujo aquello que necesitamos saber, no entrare en polémicas, o en discusiones que solo inflaman el ego.

No se trata tampoco de saber más o menos, de dar en el clavo o de darse en el dedo. Como generalmente lo hago con esta bella congregación de ovejas y ovejos en proceso de rehabilitación después de haber caído en el tremendo abismo del pecado, iré directo a consultar al mero, mero, al Jefe de esta tropa, al Pastor único y verdadero de nuestras almas…

En la Biblia, distinguimos que Dios nos disciplina y castiga. Es decir, Dios da disciplina y castigo según sea el caso de a donde se encaminen nuestros pasos.
Dice el Señor:

Hijo mío, no tomes a la ligera la disciplina del Señor ni te desanimes cuando te reprenda, porque el Señor disciplina a los que ama, y azota a todo el que recibe como hijo.”
Hebreos 12: 5-9

¿Esto que significa? Pues creo que es claro que aquí hablamos de disciplina, debido a que Dios nos trata como a sus hijos, al ser sus hijos y ser tratados como tales, recibimos un don maravilloso, pero un don que no esta exento de justicia. Pues el amor que no esta en comunión con la Justicia Divina, generalmente es algo inestable y de poco valor.

La Palabra de Dios nos da algo más de luz en este pasaje:

“Mas a cuantos lo recibieron, a los que creen en su nombre, les dio el derecho de ser hijos de Dios.”

Juan 1:12

Esto nos da luz, debido a que regresando a hebreos, se nos dice…

“¿Qué hijo hay a quien el padre no disciplina? Si a ustedes se les deja sin la disciplina que todos reciben, entonces son bastardos y no hijos legítimos. Después de todo, aunque nuestros padres humanos nos disciplinaban, los respetábamos. ¿No hemos de someternos, con mayor razón, al Padre de los espíritus, para que vivamos?”

Hebreos 12: 5-9

¿Tons? No creo que necesitemos mucha intelectualidad para darnos cuenta de que quienes somos hijos de Dios, requerimos de la disciplina. Esto nos lleva a lo siguiente:

La Biblia es clara en cuanto al castigo a quienes rechazan al Señor, nuestro Dios es paciente, clemente y misericordioso, pero eso no significa que no haya un castigo para quienes concierten la bondad del Señor en un pretexto para pecar mas, en Romanos 1:18-21 tenemos que ciertamente la ira de Dios viene mostrándose desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los seres humanos. Sobre todo de aquellos que con su maldad le dan en la torre a la verdad.
Dios se ha mostrado, se ha revelado y nos ha dejado todo un manual de instrucciones para una vida plena en la Palabra de Dios que es la biblia, en ella se nos muestra el Dios de la misericordia, de la bondad, pero también el Dios que es justo y el Dios al que no podemos hacer tonto con nuestros pretexto a partir de un abuso de confianza. Quienes a pesar de haber conocido a Dios, no le glorifican, ni le dan gracias, quienes oscurecen su corazón y se desvían en razonamientos inútiles deberán de sentir la ira de Dios en sus vidas, esto ya de por si significa un castigo en toda la plenitud de la justicia Divina, y si no me creen, pregunten a San Pablo.

San Pablo es claro al hablar de una ira de Dios que se ira revelando paulatinamente dentro de la historia de la humanidad, la maldad humana siempre encontrara castigo justo, en el libro del Génesis la humanidad fruto de la simiente de Caín se gana a pulso el castigo divino, los mismos “hijos de Dios” que se unen a las mujeres de los hombres se encuentran de frente con la ira Divina, finalmente un diluvio quita toda duda de los “apologetas” de la época y les indica que realmente hay un castigo justo ante una impiedad y oscuridad que lastima la bondad de Dios que se manifiesta en su creación. De ahí, podemos pasar directamente al libro de Jueces, y ver como Dios se ve realmente molesto ante la infidelidad de sus elegidos, y solamente es ante el arrepentimiento y la oración sincera como ÉL manda a sus jueces a procurar de nuevo el bien.

También sabemos por la Escritura que un día Dios juzgará a la humanidad, para realmente condenar a los rebeldes, a aquellos que han persistido en la rebelión contra lo santo y que no ha aprovechado el “año de gracia del Señor” y no han pedido su perdón y su benevolencia.

Dice la Escritura:

“ Busquen al Señor, todos los humildes de la tierra, los que han puesto en práctica sus normas. Busquen la justicia, busquen la humildad; tal vez encontrarán refugio en el día de la ira del Señor.”

Sofonías 2:3

Dios tomo sobre sí todos nuestros pecado, ha pagado un precio muy caro para nuestra redención, anhela que acojamos su salvación con un corazón abierto, desea que entendamos que su bondad no tiene medida, sin embargo también es claro al decirnos sobre los que reniegan, lo rechazan o persisten en el pecado.
“E irán éstos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna

Mateo 25:46

Todo sucede para bien de los que ama el Señor, eso es una realidad, pero ante nuestra libertad de elección el Señor esta desarmado, y precisamente por su amor, es justo, precisamente por ese amor no forza a nadie a ser salvado o a ser condenado, el da firme condena a quien de sí lo pidió por su terquedad y rebeldía. Llegara un día en el que todos le deberemos responder por nuestros actos, por nuestro amor, ser juzgados en el amor, no significa que seamos perdonados sin pedir ese perdón, ante todo nuestra libertad es el don maravilloso que Dios nos día, pero esa libertad de elegir es la que nos puede llevar al gozo de la vida eterna o a la condenación eterna de quien aun bajo la luz de la verdad persiste en su error, en su mentira, en su pecado y en su negación del orden divino.

Tengamos siempre presente esto:

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús”

Romanos 8:1

Peroooo!!! San Juan nos dice… “Quien permanece en Dios NO PECA”….

Decir que Dios no castiga es ignorar esta gran realidad de la Escritura, quien se encuentra en el pecado y no renuncia a ese pecado, no puede sino aceptar aquello que ha elegido, “su propia condenación”… y es así como recibirá la ira divina que es un castigo cuando el juez da su veredicto final.

Espero y no caigamos en vanos argumentos que intentan vendernos un fe laxa y con poca perspectiva de lo que Dios nos deja a través de su palabra.
A la pregunta ¿Dios castiga? Seria bueno colocar… “Y tu ¿pecas?”… por que si pecas, es hora de arrepentirte y no esperar a que el juez PRONUNCIE su sentencia sobre ti que pusiste oídos sordos a la voz del Señor que tanto te ha amado.

Tu hermano en Cristo. Alberto.OP.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s