DOMINGO XV TIEMPO ORDINARIO: “¿CUÁL ES TU RESPUESTA A LA PALABRA DE DIOS?”


Por: Pbro. Lic. Roberto Luján Uranga.

La Palabra de Dios es viva y eficaz y siempre logra lo que se propone, así lo describe Isaías en el texto de hoy cuando la compara con la lluvia que no vuelve al cielo sino hasta después de haber empapado la tierra y haberlo hecho fructificar, así es la Palabra de Dios, que no vuelve a Él sino hasta haber cumplido su misión. Es una profecía de la misión de Jesús a quien llamamos el Verbo es decir la Palabra de Dios que baja a la tierra cuando se encarna y no vuelve al Padre sino hasta después de haber cumplido su misión redentora. Pero esa Palabra que es eficaz y cumple su misión admite diversos grados de respuesta como nos lo dice la parábola del Sembrador.

La semilla es la Palabra y obtiene distintos tipos de respuesta. La que es robada por el demonio, la que no crece porque la tierra es inconsistente, la que crece pero es ahogada por las espinas y la que da fruto al 30 al 60 y al ciento por uno. Es una gama de respuesta a la Palabra de Dios que puede reflejar la inmensa diversidad de respuesta que todos y cada uno de nosotros podemos dar a al Palabra. La Palabra tiene que ser escuchada con atención, acogida con generosidad y puesta en práctica con perseverante esfuerzo. Desde la escucha podemos examinar nuestra respuesta a la Palabra, por ejemplo, desespera la gente que en misa se sale a media proclamación de la Palabra para contestar el celular o simplemente a tomar agua e incluso fumarse un cigarrillo, Cuando se salen durante la proclamación del Santo Evangelio a mí me parece incluso que es una falta de respeto comparable casi a algo sacrílego, a hacer burla o caso omiso a lo sagrado. Se exceptúa, desde luego, cuando te sales porque te sientes mal. Pero cuando deliberadamente abandonas la asamblea, distraes a los fieles y al sacerdote que preside y predica, pues es una gran falta de respeto no sólo a la gente sino a Dios mismo que te está hablando. Es como si tu jefe te estuviera dando indicaciones o consejos y tú le das la espalda y te sales a servirte un café. Tal cual, lo que pasa es que no somos conscientes de que es Dios mismo quien nos habla, y no el sacerdote o proclamador; ellos solo son instrumentos de la Palabra que prestan su voz para que Dios se dirija a ti.

Están los que en apariencia ponen atención pero cuando haces cualquier pregunta facilísima, por ejemplo, ¿cuántas eran las cien ovejas menos la una que se perdió? Y la gente se queda con cara de ¿QUÉ? Qué preguntas tan difíciles… Te das cuenta que no han puesto atención, no han escuchado, el demonio ha robado la semilla antes de que cayera en su corazón. Hay gente que de momento se entusiasma pero no aguanta una prueba, por pequeña que sea. Si le dicen algo en su casa ya no quiere regresar a misa, si sus amigos/as lo hostigan, esconde que es cristiano, etc. Las piedras del camino no la dejan florecer. Hay gente que se enfrasca en la vida, en el trabajo, en sus problemas, en sus vicios, y no se dan tiempo para reposar y asimilar la Palabra. Las preocupaciones de la vida ahogan el impulso eficaz y aleccionador de la Palabra. Otros dan fruto. El 30 es algo un poco mediocre… responden pero poquito. El 60 son los que se esfuerzan, viven los mandamientos, no faltan los domingo y fiestas a Misa. Pero no se entregan del todo al Señor. Siempre guardan algo para sí, como un rencor, un reclamo a Dios, un desinterés, cierta flojera para salir a trabajar por el Señor.

Mientras que el ciento por uno se reserva a aquellos que responden a Dios con todo el corazón, alma, fuerzas, y no se reservan nada para sí. Siguen siendo pecadores pero dejan en Dios todas su preocupaciones y se esfuerzan día a día por ser perfectos, aunque solo hasta la consumación en la vida eterna alcanzarán esa perfección, a la que todos debiéramos aspirar. Y tú, ¿de qué cristianos eres? ¿De a cómo quieres que sea tu cosecha?

En ti está el grado de respuesta que le quieras dar a Dios. Amén

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s