DOMINGO XXIV ORDINARIO-A: RENCOR, PERDÓN Y SANACIÓN


jesus y pecadorEl Sirácide anticipa el Evangelio al decir que el rencor y la ira son abominables y que el que guarda rencor a su prójimo no puede pretender el perdón de Dios ni pedir “salud” al Señor. Es algo que incluso los psicólogos y profesionistas reconocen como algo necesario para la salud mental y física de las personas: perdonar las ofensas y no guardar rencor al prójimo porque esas cosas enferman el alma, el cuerpo y la mente. Dicen que el rencor es como un veneno que nos tragamos esperando que haga daño a los otros. Yo pienso que es como un tumor canceroso que carcome el alma de quien lo alberga.

No es fácil dar el perdón y podemos dar razones humanas para ofrecerlo: la gente no siempre nos daña conscientemente, la gente trae sus propios traumas y por eso reacciona de forma inadecuada o agresiva. Esas son razones humanas y prácticas, pero las lecturas de hoy nos revelan la primera causa, fundamento, motivo origen y argumento para perdonar y es: EL AMOR MISERICORDIOSO DE DIOS que siempre nos perdona, así seamos los peores pecadores con los pecados más grandes de la historia.

El bellísimo salmo 103 dice que el Señor perdona tus pecados y SANA tus enfermedades. Con el perdón viene la salud, También dice que Dios es misericordioso, que no lleva cuenta de nuestras culpas ni nos trata de acuerdo a lo que merecen nuestros pecados, Una gran verdad, absoluta e inmutable. Dios siempre nos perdona, cuando nosotros reconocemos nuestras culpas y nos arrepentimos. Hay un pecado que es moralmente imposible de perdonar: aquel que la gente no reconoce. La gente que se confiesa y dice: yo estoy bien, yo no peco, ¿de qué puede ser absuelta? DE NADA, puesto que nada reconoce como falta, culpa o responsabilidad propia.

Toda la culpa la tienen los demás o él/ella son seres angélicos sin mancha a los que no se les puede reprochar ninguna culpa. Ni cómo ayudarles. Pero el Evangelio deja bien claro tres cosas:

1. El perdón no debe tener límites, eso significa la expresión 70 veces 7 de Jesús, un número simbólico y perfecto, una operación matemática cuyo resultado es: absolutamente siempre.

2. La inmensa y hasta ridícula desproporción que hay entre lo que Dios nos perdona contra lo que nosotros debemos perdonar. El siervo debía a su señor 10,000 talentos. Mil talentos era algo así como la recaudación total de impuestos de Israel en un año, en tiempos de Jesús. 100 denarios eran cien veces el jornal de un día. La desproporción es enorme. Dios perdona mucho y nosotros perdonamos poco.

3. Si no perdonamos, no podemos recibir el perdón de Dios. Más aún, si no perdonamos es porque ni entendemos ni sentimos ni sabemos recibir y apreciar el perdón bondadoso de Dios en nuestros corazones. Santiago 2,13 dice que habrá un juicio implacable para quien no tiene compasión, y Jesús dice en una de sus bienaventuranzas que benditos son los misericordiosos porque ellos obtendrán misericordia. El perdón es una de las obras de misericordia espirituales.

La semana pasada vimos las 3 primeras, ahora van las 4 restantes:

4. Perdonar al que nos ofende. 5. Consolar al triste. 6. Sufrir con paciencia los defectos del prójimo. 7. Rogar a Dios por los vivos y los difuntos. La cuarta es la que hemos reflexionado. Desde luego que para nadie es fácil perdonar las ofensas, especialmente aquellas que atentan contra nuestra buena fama, nuestra salud, nuestra vida, la de nuestros familiares y amigos. Pero no es imposible, con la gracia de Dios, Si sentimos su perdón, debemos ser capaces de ir sintiendo, aun cuando sea gradualmente, paulatinamente, el amor de Dios en nuestro corazón que se trasmite a nuestros hermanos en forma de perdón, Hay que pedir al Señor esa gracia hasta 70 veces 7, para vencer el deseo de venganza y dejar lugar a la indulgencia. Así sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s