Adviento: viene nuestro Rey


El adviento con Benedicto XVI

“Adviento”. ¿Qué significa verdaderamente este tiempo? “Adviento” es una palabra latina que podemos traducir con las españolas “presencia”, “llegada”. En el lenguaje del mundo antiguo, era un tecnicismo que designaba la llegada de una autoridad, especialmente la presencia en la provincia de los reyes o los emperadores. Pero también se utilizaba para expresar la venida de la divinidad, que sale de su soledad, se revela a los hombres y manifiesta su presencia, o para indicar la presencia de Dios celebrada solemnemente en el culto. Los cristianos la adoptaron para exponer su peculiar relación con Jesucristo. Para los cristianos, Jesús es el rey llegado a esta pobre provincia “tierra”, a la que ha regalado la fiesta de su visita. Él es el Señor, en cuya presencia en medio de la asamblea litúrgica creen los cristianos. Con esta palabra querían expresar la siguiente idea: Dios esta presente, no se ha alejado del mundo ni nos ha dejado solos. Aun cuando no podamos verlo ni percibirlo como a las demás cosas, está presente y se dirige a nosotros de múltiples formas. El Adviento nos hace recordar dos cosas: de un lado, que la presencia de Dios en el mundo ha comenzado ya, que está presente de un modo misterioso; de otro, que su presencia acaba de comenzar, no se ha consumado, sino que está creciente, deviniendo y madurando. Su presencia ha comenzado ya, y nosotros, los cristianos, somos los hombres a través de los cuales Él quiere estar presente en el mundo. Mediante nuestra fe, nuestra esperanza y nuestro amor quiere hacer que su luz alumbre de nuevo la noche del mundo. Así es como las luces, que hemos encendido en las noches oscuras de esta estación invernal, son consuelo y exhortación: certeza consoladora de que la luz del mundo ha salido ya en la oscuridad de la noche de Belén, de que la noche profana de los pecados humanos se ha transformado en la noche sagrada del perdón divino de los mismos.

Joseph Ratzinger, Cooperadores de la verdad

Patmos, Madrid, 1991 pág. 457

Por Fraternidad de Cristo Sacerdote y Santa María Reina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s