Consejería Gatoniana Cristiana. Cuando las cosas son tan fáciles y simples.


En ocasiones confundimos la humildad con una actitud de hacerlo todo fácil o demasiado simple, cosa que no es mala en todos los sentidos, pero también como todo, es necesario saber como y cuando. Veamos:

Ser humilde no significa caer en lo vulgar y lo ordinario, sobre todo cuando se trata de momentos como la adoración. Imagínate por un instante que eres invitado a ver al Presidente de tu país, te aseguro que no acudirás a la cita en ropa deportiva, con tus tenis roñosos y tus cabello como si te hubiera explotado el calentador. Ahora, ¿Porque a las celebraciones Litúrgicas si asistes así?, te recuerdo vas a estar en presencia del Rey de reyes y Señor de señores, ¿acaso eso no te indica nada? Usa el sentido común por instante.

Hace ya algunos años que el cristianismo se esta secularizando, esto significa que estamos en una época en la que los usos del mundo van ganando terreno, la música, la actitud, las posturas, etc… frente a lo sagrado que se ha ido relajando. Y obviamente esto no es bueno, la linea que separa lo mundano de lo sacro es necesaria para distinguir los objetivos y metas que perseguimos. Hoy parece que tememos al silencio sacro (supongo que el silencio reta a muchos y los saca de su zona de confort), hoy parece que la actitud reflexiva y meditativa de una vida en la búsqueda del encuentro con Dios sale sobrando, por que es mas necesario para el hoy, el “sentir bonito” y el excitar los sentidos a modo de que no nos veamos defraudados frente a los desiertos espirituales que antes eran tan bien acogidos por los grandes Santos.

Hoy parece que el ruido y la banalidad ganan terreno en nuestras comunidades, se piensa que estar rodeado de ruidosos como nosotros es estar rodeado de Dios, nuestras meditaciones actuales se convierten en meditaciones guiadas al ritmo de música secular disfrazada de cristiana y finalmente terminamos creyendo que la vida cristiana se basa en ciclos, es decir, cuando llega un determinado momento dejas de ir a la comunidad por que “ya maduraste” cuando en realidad, dejaste de ir, por que lo que con tanto anhelo buscabas no lo encontraste debido a esa actitud antropocentrica que confundiste con “cristocentrica”.

La vida cristiana, hermanillos de la creación, requiere de equilibrio y ascética (una palabra que le da miedo hasta a los lideres cristianos de hoy en día) dejame te explico:

El equilibrio cristiano consiste en saber como y cuando como nos lo dice el libro del Eclesiastes, saber que hay un momento para cada cosa y yendo mas allá, que hay un instante en el que debes entender tu vocación en el mundo y no querer ser lo que no eres, si eres un Sacerdote, pórtate como tal, pues escogiste un camino de renuncia al mundo y de entrega a lo sagrado, tu vida misma es parte de lo Sacro y si tu no das testimonio de lo sacro, pues esta pelón que pidas a los fieles que sean santos es decir, “apartados del mundo y el buen perfume de Cristo”, si eres religiosa (o) recuerda que tu renuncia es mas radical y eso de coquetear con las formas del mundo supuestamente para “evangelizar” es puro cuento y demuestra que eres un inmaduro que no se da cuenta del vago concepto que tienes de lo que dice el Salmo cuando habla de que: “en presencia de DIOS y de todo el pueblo cumplirás tus votos”, si eres laico líder de algún grupo o comunidad, recuerda que no eres ni cura, ni religioso y que tu deber no es suplantar a la autoridad sino guiar a los demás viviendo TU ESTADO a ser verdaderos Teoforos, es decir PORTADORES de DIOS, la Escritura nos recuerda que Moises nunca ocupo el lugar de Aarón, es decir, cada uno de nosotros tiene un don y una vocación que cumplir. Si eres un laico normalito, recuerda que no eres un “simple laico” como muchos Sacerdotes y otros dicen, eres el BUEN olor de Cristo, luz y sal del mundo y tu deber es santificarte en medio de tu cotidianidad, hacer de tu vocación tu sacerdocio y de tus haberes, tu altar.

Mantener el equilibrio también implica que desde jóvenes aprendamos a discernir y a poner cada cosa en su lugar, a diferenciar entre aquello que es Litúrgico y parte de una Tradición Apostólica y que merece toda solemnidad de aquello que permite usar toda la Creatividad que Dios nos dio, creo que esto lo entenderás fácilmente, se trata de ser creativos y alegres en nuestro modo de Evangelizar, pero también de ser solemnes y respetuosos de aquello que la Iglesia ha puesto como medio para nuestra santificación y modo de Adoración, es decir en lo Litúrgico, en lo formal que implica la administración de los sacramentos.

Ahora y por ultimo, la ascética, esta no es tan terrible como crees, va desde un ayuno de 40 días (jejeje) hasta la simpleza del silencio para preparar nuestra alma al encuentro con el Amado. Las penitencias y mortificaciones dependen del espíritu de cada persona (previa dirección espiritual) y ojo, no son para presumirse, sino para vivirse en la intimidad con Dios.

En fin, cuando las cosas son tan fáciles y simples que se confunden con la humildad y no tienen un marco de disciplina, mmm, pues mas que virtudes son deficiencias que con el tiempo pueden traer relajamiento a tu espíritu y terminaran por hacer de tu búsqueda de Cristo una mentira, pues en realidad te pasara lo que a muchos, terminaras por buscar mas bien tu propia comodidad y un dios a tu medida, un dios muy “misericordioso” que de tanto “amor” te dejara hueco, egoísta y orgulloso de tus propios triunfos (Y aprobando cuanta tontería te ofrezca el mundo), aunque al final te encuentres con que todo fue paja…

Tu hermano en Cristo Alberto.OP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s