DOMINGO III ORDINARIO CICLO B: CONVIÉRTANSE Y CREAN


ninive

Por: Pbro. Lic. Roberto Luján Uranga

El mensaje de conversión de Jesús en el Evangelio es preparado por el mensaje de conversión que el profeta Jonás predicó a Nínive, una ciudad pagana y símbolo del pecado, a la cual fue enviado para predicar la conversión, y así lo hizo durante 3 días que le tomó recorrer la ciudad: “Dentro de 40 días Nínive será destruida”. Un corto tiempo pero suficiente. Y los habitantes de Nínive se convirtieron, proclamaron un ayuno y se volvieron al Señor y el Señor se volvió a ellos, cambiando su designio de castigo por uno de perdón e indulgencia.

No es que Dios cambie de parecer sino que nosotros al cambiar de vida nos evitamos las consecuencias que nuestro pecado conlleva. San Pablo dice “El tiempo apremia”, haciéndose eco de este llamado a dejar entrar a Dios a nuestras vidas que, en comparación con la eternidad, son cortas, y por eso debemos aprovecharlas bien, para seguir a Dios y estar con Él en esta vida terrena para compartir con Él la vida inmortal. Y Jesús en el Evangelio, retoma el llamado a la conversión y comienza su predicación en Galilea con estas sencillas palabras: “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en el Evangelio”. El Beato Pablo VI decía que estas palabras eran como la síntesis de todo el Evangelio: la conversión y la fe. Creer en Cristo significa volverse a Él, y volverse a Cristo implica dar la espalda al pecado y a los ídolos. Evangelio significa Buena Noticia, una noticia que produce alegría y consuelo a quienes la escuchan.

Y la noticia que trae Cristo es que el Reino se acerca, que Dios está con nosotros y quiere perdonarnos y salvarnos de nuestras culpas. Nuestra actitud debe ser de escucha y disposición como los habitantes de Nínive, que escucharon la voz de un profeta extranjero y aun así se convirtieron al Señor, enseñándonos que Dios no hace discriminación de personas, sino que su salvación es universal, para todos los hombres y mujeres del mundo. Al hablar de 40 días se habla de un tiempo suficiente. El tiempo apremia, y no es bueno retrasar la respuesta al Señor. De los discípulos que menciona el Evangelio, se dice que estaban echando o remendando redes. Dios nos llama incluso en medio de nuestro trabajo, incluso se podría decir que es más probable que te llame si eres una persona trabajadora que una persona ociosa o vividora.

pescaY los 4 discípulos dejaron INMEDIATAMENTE lo que estaban haciendo y se fueron a seguir a Jesús, renunciando a su trabajo, a su vida y a sus familias para entregar su vida al Reino de Dios. Nuestra respuesta debería ser inmediata. Desde luego que la conversión no es fácil y una persona en pecado debe seguir un proceso para volverse al Señor, debe escuchar su Palabra, descubrir que su vida está en tinieblas, y con firme determinación dejar atrás sus pecados y volverse al Señor. Implica un gran esfuerzo de voluntad pero que a la larga resultará en una gran felicidad en esta vida y la felicidad eterna, en la otra. Por eso vale la pena hacer el esfuerzo por dejar nuestro pecado y volvernos a Cristo, de la forma más apremiante y sin darle largas porque la vida es corta. Que no lamentemos haber dejado nuestra respuesta hasta el último sino que con generosidad entreguemos desde hoy nuestra vida a Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s