Domingo II de Cuaresma, Ciclo B: La Transfiguración.

transSeguimos meditando en la Palabra el tema de la alianza de Dios con el hombre, La semana pasada veíamos la alianza con Noé y hoy la alianza con Abraham nuestro padre en la fe, quien fue llamado por Dios para hacer de él un gran pueblo y padre de las naciones. Pero junto con la promesa viene la prueba. Dios le pide a Abraham un sacrificio supremo, doloroso, y tal vez contra toda lógica: “sacrifícame a tu hijo Isaac”, al hijo de la promesa, aquél que había sido engendrado por Abraham y su esposa en su vejez, el hijo en que se depositaban las promesas. Abraham está rodeado de pueblos paganos que practican estos sacrificios rituales, y por eso le parece hasta cierto punto normal, y se pone en marcha hacia el monte Moria para sacrificar a su hijo. Nosotros sabemos que es una prueba pero en ese momento Abraham no lo sabía y sin embargo quiere cumplir con todo lo que Dios le pida, creyendo contra toda esperanza.

Seguir leyendo